miércoles, 13 de enero de 2016

Refugiados sirios en la pobreza extrema

La guerra ha desplazado a millones. La intervención occidental –directa o a través del Estado Islámico– ha sumido en el desastre humanitario a Siria. Nueve de cada 10 refugiados en Jordania se encuentran en la miseria



refugiados-sirios-600


Thalif Deen/IPS


Organización de las Naciones Unidas, Nueva York, Estados Unidos. Cuando la canciller de Alemania, Angela Merkel, defendió la política de inmigración de su gobierno y anunció que su país recibirá 1 millón de refugiados, en su mayoría de Siria, miembros de su partido, la Unión Demócrata Cristiana, la aplaudieron de pie durante 9 minutos.


A esa buena noticia, anunciada el 14 de diciembre de 2015, le siguió una mala con la publicación, 48 horas después, de un informe que concluye que la guerra civil en Siria causó “la mayor crisis de refugiados de nuestro tiempo, con costos humanos, económicos y sociales colosales para los refugiados y las comunidades de acogida”.


oriente-medio-300

El estudio, del Banco Mundial y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), señala que aproximadamente 1.7 millones de sirios que están registrados como refugiados en los vecinos Jordania y Líbano viven en circunstancias precarias, a pesar de la generosidad de los gobiernos receptores.

“Son pocos los derechos legales de la población refugiada, que ha de hacer frente, además, a una limitación del acceso a los servicios públicos debido a una demanda sin precedentes. La inmensa mayoría de estos refugiados vive en situaciones de marginalidad, en áreas urbanas y periurbanas, muchos de ellos, en asentamientos informales en lugar de campos de refugiados”, denuncia el informe.


La difícil situación de los refugiados es grave y las vidas y la dignidad de millones de personas están en juego, advierte. Casi nueve de cada 10 refugiados sirios que viven en Jordania se encuentran en la pobreza o se espera que lo estén en el futuro próximo.


La crisis tiene consecuencias que trascienden a Oriente Medio, ya que los refugiados, en su desesperación, se trasladan a Europa y otros lugares, indica.


“Tenemos la responsabilidad colectiva de responder a las crisis humanitarias […] que se desarrollan en Oriente Medio y de actuar sobre las consecuencias inmediatas, así como sobre las causas subyacentes de los conflictos”, declaró Hafez Ghanem, vicepresidente del Banco Mundial para Oriente Medio y el Norte de África.


Pero a pesar de la generosidad de Alemania, persiste la oposición al concepto de mantener las fronteras abiertas a los refugiados, que también incluye a los solicitantes de asilo procedentes de Afganistán, Irak y Libia.


Frans Timmermans, primer vicepresidente de la Comisión Europea, recordó el 14 de diciembre pasado, en una conferencia de prensa en la ciudad francesa de Estrasburgo, que “las fronteras que los migrantes cruzan no son sólo las fronteras griegas o […] búlgaras, son las fronteras de Europa”.


Estas fronteras son una responsabilidad colectiva y “si no las protegemos de la manera correcta, las consecuencias serán para todos los europeos”, advirtió.


No obstante, las críticas son generalizadas ante las respuestas negativas al ingreso de refugiados, tanto de los países de Europa oriental como de los países ricos del Golfo.


Al portavoz adjunto de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Farhan Haq, se le preguntó si el secretario general, Ban Ki-moon, está decepcionado de que los Estados del Golfo y los países asiáticos no se hayan ofrecido a acoger a los refugiados.


“Bueno, ustedes han visto las propuestas [de acogida] a medida que llegan. Siguen siendo insuficientes según nuestras propios estándares”, respondió.


Todavía hay mucho más que hacer para aceptar a los refugiados sirios, pero la ONU agradece las propuestas de acogida que han presentado los países en el mundo occidental, en la región y sus alrededores, añadió.


“Pero, en última instancia, con el fin de reducir la carga de los países como Turquía, como Jordania, como Líbano, hará falta que otros países redoblen sus esfuerzos y hagan más”, exhortó.


derechos-legales-300

Específicamente sobre los países del Golfo, dijo que hubo un ligero movimiento en diferentes áreas, “pero aún no está en el nivel que necesitamos para aliviar realmente la carga de los países de la región”.

Dirigiéndose a la Asamblea General de la ONU en noviembre pasado, el embajador de Arabia Saudita, Abdulmohsen Alyas, declaró que su país “recibió a 2.5 millones de refugiados y les permite la libre circulación dentro del país”.


También informó que la ayuda saudita al pueblo sirio había alcanzado 700 millones de dólares, según la Tercera Conferencia Humanitaria de Promesas de Contribuciones Internacionales para Siria, celebrada en Kuwait en marzo.


No obstante, la paradoja de la crisis se refleja mejor en una caricatura en la cual Merkel apela al rey Salmán, de Arabia Saudita, uno de los países más ricos del Golfo, para permitir que algunos de los inmigrantes se instalaran en su reino.


“No se preocupe, señora Merkel. Usted puede quedarse con todos los refugiados, y nosotros les construiremos 200 mezquitas en Alemania”, le responde Salmán en la caricatura.


Según el diario libanés Al Diyar, Arabia Saudita prometió construir una mezquita por cada 100 refugiados que entren a Alemania. Andrea Scheuer, secretario general del partido alemán Unión Social Cristiana, calificó de “cínica” la propuesta saudita.


“No, es más que cínica. Esto no es la Hermandad Musulmana. ¿Dónde está la solidaridad en el mundo árabe?”, cuestionó. (Traducción de Álvaro Queiruga)


Thalif Deen/IPS


[BLOQUE: INVESTIGACIÓN]


[SECCIÓN: LÍNEA GLOBAL]



TEXTOS RELACIONADOS:



Contralínea 470 / del 11 al 17 de Enero de 2016


contralinea-470-m




Refugiados sirios en la pobreza extrema

No hay comentarios: