lunes, 30 de noviembre de 2015

Potencial petrolero de la subasta del 15 de diciembre

A la vista, un nuevo fracaso gubernamental en la subasta de campos petroleros que el gobierno federal busca entregar al sector privado. Antes de que termine el año, 25 campos maduros –de las cuencas más generosas del país– se habrán ofrecido al capital privado. Aún en la incertidumbre, el interés de los capitalistas





Estas líneas tienen el objetivo de describir algunas características de los campos que el gobierno ofrecerá al capital privado en la próxima subasta que se realizará el 15 de diciembre de este 2015.


Las subastas pueden ser analizadas desde múltiples enfoques, y para quienes estudiamos las reservas y el potencial petrolero en México ofrecen la oportunidad de conocer la evaluación de las empresas privadas sobre la situación de nuestra dotación petrolera. La experiencia, hasta ahora, permite ver que las grandes petroleras, en general, se han mostrado muy poco interesadas, no ven atractivo un gran número de los bloques que el gobierno ha ofrecido aunado a la caída de los precios. Todo esto explica el elevado número de licitaciones desiertas.


La tercera convocatoria de la Ronda Uno comprende 25 campos maduros en tierra, aunque, como aquí veremos, algunos realmente más que maduros son casi improductivos.


Más de la mitad, 15 campos de los 25, están ubicados en las cuencas del Sureste, reputadas como las más generosas de este país, pero aquí veremos que no necesariamente la ubicación, incluso en un segmento del Pilar Reforma Akal, es garantía de gran potencial.


Comenzamos por los aceiteros más prospectivos de la Cuenca Salina del Istmo y continuaremos descendiendo para dejar al último los campos o bloques de gas no asociado, que consideramos con escasas posibilidades de recibir ofertas.


Los criterios de nuestra clasificación


Los criterios que deciden su prospectividad, según nuestra perspectiva, no son, principalmente, los términos y condiciones de los contratos, sino su potencial geológico: 1) que sean aceiteros; 2) que ofrezcan posibilidades de producción inmediata; 3) otro factor que los mejora son sus posibilidades de ofrecer nuevo petróleo en extensiones por explorar, como es, en algunos casos, su cercanía a formaciones subsal; 4) los costos son un factor determinante en las circunstancias actuales.


Las áreas más atractivas serían aquellas donde la curva de producción muestra éxitos cuando algunos métodos o herramientas como los sistemas artificiales de producción han sido probados.


Campos que reúnen estas condiciones son los subsal del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca: en primer lugar, encabezando nuestra lista, están algunos pozos de Moloacán y Ciuchapa donde Petróleos Mexicanos (Pemex) recientemente demostró explotación comercial.


  1. En el área subsal del Istmo de Tehuantepec: Moloacán y Cuichapa.

  2. En la Cuenca Comalcalco, que forma parte de las zonas petroleras más importantes de México, encontramos cuatro campos: Tajón, Paraíso, Mayacaste y Calicanto.

  3. Más al Sur, la Secretaría de Energía (Sener) ofrece otro grupo en un segmento de Reforma Akal, pero en la sierra de Chiapas: Mundo Nuevo, Topén, Malva, Catedral y Secadero.

  4. En la región Norte, en la cuenca Tampico Misantla, la Sener ofrece cinco campos: Bacordón, Pontón, La Laja, Tecolutla y Paso de Oro.

  5. En cuenca de Burgos, los de gas no asociado: Ricos, Carretas, Peña Blanca, Mareógrafo, San Bernardo, Duna, Calibrador y Benavides.

  6. Finalmente, en la cuenca de gas no asociado de Macuspana, el campo Fortuna Nacional.

La gráfica 1 muestra agrupados en tres conjuntos: Burgos, los de Norte; Tampico-Misantla; y los del Sur (ver grafica 1).


 


Ver/ocultar gráfica I.

info-01



El primer grupo cuenta con elevada posibilidad de que el capital privado formule ofertas: el subsal mexicano.


Moloacán


Fue descubierto en 1948 en el municipio de Moloacán, Veracruz, aunque algunos de sus pozos se ubican en lo que hoy son los municipios de Minatitlán y Cuichapa. Produce aceites de 30 grados American Petroleum Institute (API). A la fecha cuenta con más de 250 pozos. La curva muestra su historia de producción de 1960 a 2014 (ver gráfica 2).


 


Ver/ocultar gráfica 2

info-02



Durante la administración del ingeniero Raúl Muñoz Leos se realizaron inversiones que permitieron a Pemex ensayar exitosamente con sistemas de bombeo para rehabilitar algunos pozos, los resultados se observan en un leve repunte de la producción.


El posible atractivo radica en la posibilidad de que empresas –incluso algunas tabasqueñas–, especializadas en sistemas de bombeo, se decidan a continuar los ejercicios de producción artificial, como también se llama al bombeo, y sobre todo a desplegar nuevas campañas de exploración en busca de nuevos yacimientos en estratos subsal.


Cuichapa Poniente


Este fue descubierto en 1934 siendo una de las últimas perforaciones de El Águila, de la Royal Dutch. A la fecha tiene poco más de 250 pozos, pero sólo el 12 por ciento permanece abierto (datos de las auditorías que realizó la administración de Muñoz Leos al inicio, publicadas parcialmente en 2002, al comenzar nuevas inversiones como parte de su Primer Plan de Negocios).


La curva muestra su historia de producción de 1960 a 2013 (ver gráfica 3).


 


Ver/ocultar gráfica 3

info-04



La curva sólo muestra el agotamiento de los recursos convencionales. La exploración subsal, aunque empezó desde el sexenio de Ernesto Zedillo, realmente ha sido muy pobre por falta de inversiones. Los pozos para esta nueva provincia subsal son muy profundos. Los únicos dos equipos que logró contratar Pemex tardaron años, incluso, para arribar al país, y el primer pozo, caso muy raro, se perdió por un incendio ocurrido en la pera.


En el segundo grupo se encuentran casos que requieren información adicional.


Tajón


Descubierto en 2007, se ubica a 9.5 kilómetros de Paraíso, Tabasco. La mitad del yacimiento está en tierra y la otra mitad bajo las aguas del Golfo de México. Una falla lo separa del Puerto Ceiba.


Tajón es muy interesante: se estima en el Mesozoico, en formaciones subsalinas; es decir, estuvo oculto bajo la sal hasta que las nuevas herramientas de sísmica, con mayor resolución, pudieron detectarlo, como casi todos los de este nuevo grupo. Se encuentra a profundidades muy grandes: más de 6 mil metros de profundidad; es hermano gemelo de pozos como Guince y Nelash. Conjeturamos que pertenece al mismo proyecto.


Quizá deban revisarse sus cifras, su volumen original 3P (reservas calculadas a partir de la suma de las reservas probadas más las probables más las posibles) es de 1 mil 652 millones de barriles de aceite, pero su reserva probada es de sólo 13 millones, sus reservas 2P (cálculo de reservas probadas más las probables) ascienden a 120 millones de barriles equivalentes de crudo. Un estudio de los ingenieros Gustavo Reyes y Arturo Rosas plantea que se trata de estructuras modificadas por la sal. Tiene baja permeabilidad y porosidad, por lo que se propuso explotación secundaria o terciaria (“Analogía estructural entre el Campo Tajón y Puerto Ceiba”, Simposio de Asociación Mexicana de Geólogos Petroleros, Nuevas tendencias en la caracterización y explotación de yacimientos fracturados, Villahermosa, Tabasco, 22-24 de noviembre de 2009).


La curva de Tajón es una anomalía: con un original in situ tan elevado, en casi 10 años apenas se han extraído 1 millón y medio de barriles, antes de cualquier actividad tendrá que realizarse una investigación de los problemas que causaron la interrupción del flujo (ver gráfica 4).


 


Ver/ocultar gráfica 4

info-03



Paraíso


En el mismo grupo colocamos a Paraíso, donde se repitió el fenómeno de interrupción abrupta del flujo. La perforación de tres pozos permitió una producción acumulada de 3 mil barriles de aceite, pero en 2 meses se desplomó a menos de 100 barriles, misma que se pudo sostener por 1 año y medio. Pero pocos meses después el campo cesó de producir.


La curva muestra el fenómeno (ver gráfica 5).


 


Ver/ocultar gráfica 5

info-05



¿Qué pudo pasar con este campo?


Calicanto


En este campo Pemex ha perforado dos pozos, en el sexenio de Felipe Calderón el Calicanto-1, probado en dos intervalos con escasa producción, y en 2013 el Calicanto 101, terminado el 15 de octubre de ese año. Este último, aunque mejoró la cifra de producción inicial, no logró mantenerla, y para abril de 2014 apenas estaba aportando 50 barriles diarios.


La curva siguiente muestra el aforo durante 6 meses. Es un caso similar al de Paraíso (ver gráfica 6).


 


Ver/ocultar gráfica 6

info-06



Adelantamos que es improbable que alguna empresa privada se encuentre dispuesta a exponer unos 15 millones de dólares en un nuevo pozo mientras no se resuelva el enigma de la caída de la producción a los pocos meses. Los datos de la Sener publicados en 2015 son contradictorios: ocultan la producción acumulada que hemos reportado.


El extraño caso de Mayacaste


Mayacaste es sólo un pozo. En nuestras libretas de entrevistas con los equipos de perforación de la década de 1980, aparece como “suspendido por accidente mecánico”. La tubería quedó atorada en un caso típico que los trabajadores llaman “pez” o “pescado”. Actualmente sería fácil de resolver con un side track (la perforación de un nuevo agujero paralelo, pero utilizando parte del pozo ya perforado), pero, desde luego, se requiere la información de la bitácora de perforación. Posiblemente sería necesario un nuevo pozo (ver gráfica 7).


 


Ver/ocultar gráfica 6

info-07



Algunos periódicos han publicado incluso cifras de reservas de Mayacaste, cuando –ya lo hemos dicho– ni siquiera concluyó su perforación. También debemos corregir los datos sobre su ubicación. Realmente el pozo se perforó en el municipio de Comalcalco, Tabasco, precisión que formulamos interesados en definir los análogos con los que pudiéramos correlacionarlo.


Tercer grupo: campos en la sierra de Chiapas


Las estructuras llamadas Cinturón Plegado Reforma Akal presentan diferencias en su larga trayectoria de varios cientos de kilómetros: los depósitos más ricos se encontraron en la planicie costera; pero avanzando al Sur, ya en la sierra de Chiapas, la experiencia que hemos constatado es que todos los descubrimientos fueron de menor potencial. Las estructuras en la sierra no son como en la llanura costera, donde el área de sedimentos puede extenderse por kilómetros.


El grupo de campos descubiertos en la sierra de Chiapas es importante y numeroso, pero ninguno con volúmenes comparables al de la planicie costera. Intentamos mostrar lo anterior con los datos del volumen original in situ y la producción acumulada de los cinco campos chiapanecos de la licitación del 15 de diciembre en el siguiente cuadro (ver cuadro 1).


 


Ver/ocultar cuadro I

info-08



Mundo Nuevo


El más grande es Mundo Nuevo, que tuvo 86 millones de aceite como original in situ, de los que ya fueron extraídos alrededor de un tercio. Se perforaron 16 pozos y ahora sólo continúan operando dos. Sus reservas fueron evaluadas apenas en medio millón de barriles como 3P. La curva de 1977 a 2013 muestra una explotación precipitada en los primeros años. Hoy, quizás es remota la posibilidad de elevar el factor de recuperación y extraer ¿otros 3, quizá 4 millones? (ver gráfica 8).


 


Ver/ocultar gráfica 8

info-09



Topén


En segundo lugar se encuentra Topén, con 40 millones de barriles originalmente en el subsuelo, de los que apenas se han extraído 7 millones 600 mil barriles. Es un factor de recuperación bajo, está indicando que el 80 por ciento del recursos aún permanece en el yacimiento (ver gráfica 9).


 


Ver/ocultar gráfica 9

info-10



Catedral


Con un original in situ de 37 millones de barriles y una producción acumulada de 20 millones, su factor de recuperación es elevado, lo que se explica por tratase de ultraligeros y condensados que prácticamente se evaporan casi al salir del agujero. Es razonable considerar que nuevas técnicas permitirían extraer algunos millones adicionales.


La gráfica a continuación corresponde a su curva de producción (ver gráfica 10).


 


Ver/ocultar gráfica 10

info-12



Malva


Fue descubierto en el gobierno de Vicente Fox. Resalta por sus dimensiones tan pequeñas: 13 millones de original in situ y apenas 2.8 millones producidos.


 La escasa producción no permitió construcción de oleoductos y el aceite se transporta en carros tanque (ver gráfica 11).


 


Ver/ocultar gráfica 11

info-11



Secadero


Descubierto en 1990, también es notable su pequeñez: apenas 9 millones de barriles originalmente en el subsuelo. Se han extraído 3 millones (ver gráfica 12).


 


Ver/ocultar gráfica 12

info-13



Cuarto grupo: los aceiteros de Tampico-Misantla


Estos fueron descubiertos en el periodo en el que Poza Rica, Veracruz, estaba declinando y aún no se contaba con los grandes campos de Tabasco y Chiapas. Se trata de los sexenios de Ruiz Cortines (el de Tecolutla), López Mateos (el Barcodón, el Paso de Oro y La Laja) y Díaz Ordaz (el Pontón). Su rasgo principal es que son muy pobres, dos de ellos incluso improductivos.


petroleo-subasta-600


Campos con decenas de pozos y cero producción


Un dato sorprendente es que de cinco campos, Sener reporta a dos de ellos (La Laja y Paso de Oro, marcados con color amarillo) con cero producción, después de más de medio siglo de su descubrimiento; pero sumando el número de pozos perforados, en ambos tenemos 14 pozos. La pregunta obvia es: ¿qué pasó ahí?, ¿por qué, a pesar de que no se obtenía producción, se perforaron más de 2 docenas de pozos?


La respuesta es que Sener no percibe las contradicciones de su propia información y actúa con negligencia y apresuramiento. Realmente ignora el verdadero valor de los “activos” que pretende licitar (ver cuadro 2).


 


Ver/ocultar cuadro 2

info-14



En los archivos de la Sener deben estar las estadísticas históricas que, aunque como piezas de un rompecabezas, permiten conocer cifras de producción por lo menos en algunos años: Pontón, según la auditoría realizada en 1979, estaba produciendo, en ese año, siete barriles diarios, es decir, casi unas cubetas. En el campo Paso de Oro, la misma auditoría de 1979, reportó, a 10 años de su descubrimiento, una producción de 17 barriles diarios.


Por otro lado algunas empresas ya tienen experiencia en campos maduros de la Región Norte y ahora están planteando que la única manera de lograr una rehabilitación comercialmente viable es con contratos que incluyan la recuperación de sus costos. Si los contratos de licencia excluyen esa contraprestación habrá menos interés.


Todavía peor para el intento privatizador de Peña Nieto: podemos adelantar a nuestros lectores que Petrofac, empresa que ya estaba trabajando en dos áreas terrestres de campos maduros de la Región Norte bajo el esquema de Contratos Integrales de Exploración y Producción (CIEP), ha iniciado el proceso de devolución de por lo menos una de sus áreas forzado por la nula rentabilidad de la misma.


La noticia se anunciará oficialmente cuando supuestamente no afecte los resultados de la licitación en curso.


Quinto grupo: el paquete de campos de gas con escasas posibilidades


Como adelantamos, las áreas de gas no asociado, por ahora, han quedado afectadas por la sobreoferta en el mercado de América del Norte. A los campos en Burgos debe agregarse el Fortuna Nacional, en Macuspana, Tabasco.


Podríamos concluir señalando que los contratiempos descritos explicarían que la respuesta del gobierno, que parece imposibilitado de suspender las licitaciones, es la incorporación a la Ronda Uno, vía farmouts, de proyectos como Tsimin, que hoy es la joya de la corona, como ya se anuncia en el extranjero.


Fabio Barbosa


[BLOQUE: ANÁLISIS][SECCIÓN: PETROLERO]



TEXTOS RELACIONADOS:



Contralínea 465 / del 30 de Noviembre al 06 de Diciembre 2015


contralinea-465-m






Potencial petrolero de la subasta del 15 de diciembre

domingo, 29 de noviembre de 2015

Ni modo, cuates

mgalindo-465


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


Domingo, 29 de Noviembre 2015


 


 


 


Contralínea 465 / del 30 de Noviembre al 06 de Diciembre 2015


contralinea-465-m



Ni modo, cuates

sábado, 28 de noviembre de 2015

Un tercer recorte presupuestal a mediados de 2016

La política económica de lo que resta del sexenio está basada en un escenario irreal: prevé una paridad de 16.40 pesos por dólar, cuando todo indica que rebasará los 17 pesos. El resultado: un tercer recorte presupuestal en 2016



 




 


 


Si la política fiscal conservadora empleada en la primera mitad del gobierno actual fue grisácea, en tanto que nada contribuyó para tratar de alcanzar los objetivos generales de política económica comprometidos por Enrique Peña Nieto en su discurso del 1 de diciembre de 2012 (reactivar el crecimiento económico, crear empleos formales, asegurar la estabilidad de precios y unas cuentas externas sostenibles y relativamente equilibradas, elevar el bienestar de la población), la segunda parte del sexenio empeorará.


Las metas económicas de inicios del sexenio fueron abandonadas en 2015 y arrojadas definitivamente al olvido para 2016-2018.


El economista por la Universidad de Monterrey y el diputado priísta Baltazar Hinojosa aseguró recientemente que el presupuesto aprobado para 2016 no es recesivo. Sin embargo, la fantasía de la expansión productiva sostenida, el empleo y el bienestar fue lo primero que se arrojó por la borda del buque peñista que hace agua.


A estas alturas del sexenio se suponía que dicho barco avanzaría, viento en popa, a un ritmo de 4.7 por ciento en 2015, 4.9 por ciento en 2016 y poco más de 5 por ciento en 2017 y 2018, empujado por los alegres vientos de la reprivatización petrolera y eléctrica.


Sin embargo, en este año que agoniza, la nave se encuentra estancada y se hunde en cámara lenta en la zona abisal del ciclo económico.


 


En 2015 y 2016 el aparato productivo apenas registrará una tasa mediocre de crecimiento del orden de 2 por ciento. En lo que resta del sexenio, su evolución es incierta, pues será afectada por la ralentización y la nueva fase recesiva que se anuncia internacionalmente, con sus secuelas sobre el comercio; el alza gradual en las tasas de interés que decretará la Reserva Internacional (la Secretaría de Hacienda y Crédito Público estima que los bonos del tesoro de Estados Unidos de 10 años subirán de 2.9 a 4.2 por ciento entre 2016 y 2018), al que le seguirá el endurecimiento monetario del Banco de México (los certificados de tesorería a 28 días pasarían de 3.1 por ciento a 5.8 por ciento); “las presiones financieras, la volatilidad en los mercados emergentes, [la] retracción de los flujos de capitales y presiones a la baja sobre los precios de los activos y las monedas”, según el Fondo Monetario Internacional, FMI (Perspectivas económicas. Las Américas ajustando bajo presión, octubre de 2015); y el ajuste fiscal ortodoxo videgaryano (recorte del gasto público real en 5.9 por ciento en 2016), con sus efectos paralizantes señalados por cualquier manual de economía que no leyó el diputado Hinojosa, o que finge demencia desconocerlos, al igual que el titular de Hacienda, Luis Videgaray Caso.


Lo único que se ve desde hace varios años en la economía mexicana es lo que el especialista escocés Mark Blyth, de la Universidad de Brown, calificó como el rebote de un gato muerto: “Si tiras un gato muerto desde un edificio, cuando llegue al suelo rebotará. Pero sigue siendo un gato muerto”.


 


Ver/ocultar tabla. Consumo austero: ¿motor del crecimiento?

info-02



A cada tanto, con los veraneos presupuestarios –como lo hizo Luis Videgaray en 2014, cuando amplió modestamente el gasto público, olvidándose momentáneamente de su inclinación fiscalmente austeriana–, los gobiernos neoliberales azotan en el piso al felino económico para comprobar su estado de salud.


La política económica diseñada por Luis Videgaray para 2016-2018 representa un giro radical hacia la estabilidad de precios, la astringencia monetaria y la “consolidación” fiscal, en sustitución del crecimiento.


Pero la estrategia de control de la inflación (3 por ciento anual, +/-1 punto porcentual) es desestabilizadora, ya que, por un lado, depende de la estabilidad y el deliberado atraso, el cual abarata artificialmente las cotizaciones de las importaciones que compiten desventajosa y destructivamente con la producción local.


 


Ver/ocultar: FMI y Hacienda, proyecciones del crecimiento económico 2015-2020

info-01



Hacienda había propuesto una paridad media nominal de 15.9 pesos por dólar en 2016, 2 por ciento más alta con relación a 2015 (15.6 pesos por dólar), y un punto porcentual menos respecto de la inflación esperada. Esto equivalía a una moderada sobrevaluación adicional.


El Congreso de la Unión, empero, elevó la paridad propuesta a 16.40 pesos por dólar, lo que implicaría una depreciación nominal de 5 por ciento. Pero no porque quisiera evitar los costos perniciosos de la sobrevaluación, sino para dotar artificiosamente al Estado con alrededor de 17 mil millones de pesos “adicionales”, con un simple truco numérico. Un dólar más caro ofrece más pesos.


En cualquier caso, ambas estimaciones carecen de relevancia. Son parte de la irrealidad cuantitativa en la que se ha convertido la “planeación” económica.


En los Criterios de política económica de 2015, Videgaray había estimado una paridad media de 13 pesos por dólar, contra la de 13.10 de 2014 (finalmente fue de 13.29). La diferencia original era de una revaluación cambiaria de 0.8 por ciento.


Con los ataques especulativos de este año, en los Criterios de 2016, Hacienda revaluó la paridad de 2015 a 15.60 pesos por dólar, lo que indicaría una devaluación media de 19 por ciento respecto de 2014.


 


Hasta el 18 de noviembre de 2015 promedió 16.31 pesos por dólar, un deterioro de 23 por ciento. Esto a pesar de que el Banco de México ha subastado 17.3 mil millones de dólares (mmd) de agosto a la fecha, cuando decidió “defender” de esa manera la estabilidad de la moneda de los ataques especulativos, o 22.8 mmd en lo que va del año.


Esa cantidad es similar a la baja de las reservas internacionales (20.1 mmd) registrada entre finales de enero y el 13 de noviembre, cuando pasaron de 196 mmd, su máximo histórico, a 173 mmd. Esa pérdida supera las acumuladas en 2014 (16.7 mmd). Es la peor merma desde 2006, cuando se redujeron en 989 millones de dólares.


Así, la política económica y presupuestal de 2016 está más que muerta, si se añade que se basó en un precio medio de la mezcla del petróleo de 50 dólares por barril (db) para 2015 y 2016. Pero resulta que éste es de 40.48 db hasta noviembre (el 18 de ese mes cayó a 33.36 db, el precio más bajo desde diciembre de 2008, cuando fue de 30.38 db), casi 10 dólares por barril menos y difícilmente al nivel citado anteriormente.


Para 2017 y 2018, Hacienda proyectó un precio de 54 db y 57 db. Por su parte, el FMI)supone que será de 46.40 dólares por barril en 2015, 45.90 db en 2016, 50.60 db en 2017 y 50.60 dólares por barril en 2018.


Si ese escenario es más realista, entonces el país estará de cabeza, más hundido en el fango recesivo.


En ese tenor, es previsible que en 2016 el gobierno de Peña, por conducto de Videgaray, anuncie un tercer recorte en el gasto público para mantener la “solidez” financiera de la economía y de las cuestas estatales.






El paralelo histórico


Pero eso no importa, Agustín Carstens, el general de un mil batallas monetarias, dará todos los dólares de la reserva que pueda y que quieran los especuladores y, como premio adicional, les concederá más intereses por sus inversiones financieras. Tampoco interesa hasta dónde llegue el precio del dólar. Al nivel que llegue, Carstens dirá que se siente satisfecho; que en el lugar donde se ubique la relación peso-dólar será su nuevo nivel de estabilidad; que su salvaguardia del peso resultó exitosa, digna del Premio Nobel de Economía. Será como la defensa perruna del peso de José López Portillo de 1981. Justo cuando se desplomaban los precios del petróleo, se fugaban masivamente los capitales y revoloteaban los fantasmas de la macrodevaluación inflacionaria de 1982, la crisis de la balanza de pagos, de la deuda externa, de la insolvencia de pagos y el colapso del modelo petrolero, y se inauguraban los programas de ajuste fondomonetarista, entre ellas la fiscal, y las contrarreformas estructurales que parieron a los antecesores de Peña Nieto, Videgaray y Carstens.


El problema de la paridad es que la estabilidad oficial es inestable. Volátil. Su precio no depende del Banco de México, sino de los demandantes de divisas, los movimientos de capitales, la política monetaria de otros países.


Cuando la Reserva Federal estadunidense eleve su tasa de referencia, las reservas se evaporarán más rápido de las que acumula el banco central.


Cuando el Banco de México decida cancelar la subasta de dólares y si no decide restringir su venta y la entrada y salidas de capitales especulativos, si no decide regular al sistema financiero, entre otras medidas, la caída del peso será libre.


Mientras tanto, el FMI ya mostró su preocupación por la cuantía de las reservas internacionales sacrificadas.


Países como Rusia o Brasil han inmolado inútilmente decenas de miles de dólares en la defensa de su signo monetario.


Por otro lado, la sobrevaluación contribuirá al mayor deterioro de la cuenta corriente de la balanza de pagos. Su déficit estimado en 2016 llegaría a su nivel más alto de la historia del país: 31.6 mmd, el cual sería superado en 2017-2018. En 2012 fue de 16.4 mmd. Con relación al producto interno bruto (PIB) no es comparable con el de 1994 (29.7 mmd), el año del colapso del modelo neoliberal –que sobrevive artificialmente gracias a la ausencia de la revuelta social–, cuando fue de 8.9 por ciento. En 2012, 2016 y 2017-2018 fue y sería de 1.4 por ciento, 2.6 por ciento y 2.5 por ciento, respectivamente.


 


Ver/ocultar: Cuenta corriente de la balanza de pagos, déficits históricos

info-03



Lo paradójico es que ese ascendente desequilibrio externo corresponde a una tasa de crecimiento que se miniaturiza cada año. En 2015, la variación real del PIB será del orden de 2 por ciento, la peor desde 2011-2012, cuando fue de 4 por ciento. Unas décimas de punto más es una simple curiosidad estadística. El promedio anual de 2013-2015 será del orden de 2 por ciento. En 2016 de 2.6 por ciento, en su estimación mínima, menor al potencial del PIB estimado por Hacienda en 2.8 por ciento, el cual, supuestamente, se superaría en 2017 y 2018, donde sería de al menos de 3.5 por ciento y 4 por ciento.


fobia-fiscal-300

Por desgracia, la realidad se ha convertido en una danza esquizofrénica de números de dudoso sustento.

El 17 de noviembre, al presentar el informe Mexico 2015 Article IV consultation press release and staff report, Christine Lagarde, cancerbera del FMI, dijo que las reformas estructurales impulsarán, a mediano plazo, el “crecimiento potencial” a 3-3.5 por ciento.


En ese documento de 72 páginas, en su “escenario histórico” o básico, el FMI proyecta la misma tasa de crecimiento de 2.5 por ciento para cada año entre 2016 y 2020. En su cálculo optimista, pronostica una tasa de 2.5 por ciento en 2016, de 2.9 por ciento en 2017, de 3.1 por ciento en 2018, de.3.2 por ciento en 2019 y de 3.3 por ciento en 2020. La tasa media para la segunda mitad de peñismo sería de 2.8 por ciento bajo la lógica del organismo. La sexenal de 2.4 por ciento. Casi la mitad del paraíso prometido por el peñismo.


Pese a todo, el FMI consideró que los fundamentos de México son “sólidos”. Que “la economía mexicana continúa creciendo a buen ritmo mientras que la estabilidad financiera ha sido bien preservada” (www.imf.org/external/spanish/np/sec/pr/2015/pr15519s.htm#P24_506).


El sueño de la tasa de 5 por ciento se esfumó entre los entresijos de la incertidumbre local e internacional, el desplome de los precios del crudo y otros hoyancos que aparecieron en el edificio neoliberal peñista.


¿Y los efectos multiplicadores de las contrarreformas estructurales reprivatizadoras?


Ahora Peña Nieto y Videgaray se aferran a otro quimérico clavo ardiente: el Acuerdo de Asociación Transpacífica (TPP, por su sigla en inglés), el nuevo patio trasero estadunidense, que excluye a China (México tiene un déficit comercial promedio del orden de 5 mil millones de dólares; en 2015 superará los 60 mil millones, la mitad del superávit que tendrá con Estados Unidos), y que navega a contrapelo librecambismo pontificado por la Organización Mundial de Comercio.


 


Ver/ocultar | Inversión: ¿y las inversiones masivas esperadas por la contrarreforma petrolera y eléctrica?

info-04



¿Qué puede esperarse de él si hasta la fecha se han firmado 11 tratados de libre comercio con 46 países, 32 acuerdos para la promoción y protección recíproca de las inversiones con 33 países y nueve acuerdos de alcance limitado, además de participar en diversos organismos y foros multilaterales y regionales, convenios en los que ya participan la mayoría, si no es que todos, los miembros del TPP?


¿Qué puede esperarse de un acuerdo “negociado” en la oscuridad, como el firmado con Estados Unidos y Canadá, y que en nada ha servido al crecimiento, el empleo y el bienestar?


¿Qué nuevas cosas pueden negociarse en beneficio del país si la economía ya está más abierta que las puertas de una cantina; si, de todos modos, México se mantiene como una colonia estadunidense; si con todo y el aperturismo indiscriminado, desde 1983, la economía repta lastimosamente por el fango del estancamiento crónico?


¿De qué servirá el TPP si la actual crisis mexicana representa el colapso de su modelo primario-exportador y de patio de ensamblaje de las empresas multinacionales?


En diciembre de 2011, luego de que la famosa Troika, es decir, la Comisión Europea, el Banco Central y el FMI, obligara a los países europeos a abandonar el gasto estatal expansivo anticrisis y retornar a la ortodoxia (recorte salvaje del gasto y aumento de impuestos y de precios públicos) de la consolidación fiscal, con el objeto de reducir el déficit público a 3 por ciento o menos del PIB, Heiner Flassbeck, de la Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo y exviceministro de Hacienda alemán, publicó el documento On the brink: fiscal austerity threatens a global recession (Al límite: la austeridad fiscal amenaza con una recesión mundial).


En el estudio se señala que las políticas de ajuste fiscal de las 2 últimas décadas no trajeron la expansión económica esperada. Por el contrario, llevaron a la economía internacional a la recesión: “El círculo vicioso inducido por la contracción fiscal, instituciones financieras débiles y hogares financieramente frágiles está alentando una crisis de confianza y contrayendo la inversión y la creación de trabajo en los sectores privado y público simultáneamente. Los países amenazados por la recesión y la deflación deberían evitar intensificar las medidas de austeridad porque no es probable que produzcan los resultados esperados y podrían empujar al mundo a una nueva recesión, o incluso directamente a una depresión”.


presupuesto-2016-685


Por esa razón, Flassbeck recomienda, entre otras cosas, abandonar la “fobia fiscal”, dejar de preguntarse si el déficit fiscal es “demasiado grande”, evitar la austeridad ante la amenaza de la recesión y la deflación, y preocuparse por la manera eficaz de emplear la política fiscal como herramientas para estimular el crecimiento económico, el desarrollo, el empleo, los ingresos por impuestos.


Las políticas fiscales austeras, agrega Flassbeck, han provocado la reducción de la inversión, pérdidas de puestos de trabajo, menores ingresos fiscales y un estancamiento o caída del crecimiento del PIB. Las políticas expansivas generan los efectos contrarios.


Después de traicionar la cruzada en contra de la austeridad fiscal y de aceptar aplicar ese programa impuesto por la Troika, el 12 de noviembre, el gobierno encabezado por Alexis Tsipras enfrentó la primera huelga general de los griegos descontentos. “Pienso que debemos reiniciar la lucha contra el capitalismo y el liberalismo que se ha impuesto en el mundo, en España y en Europa”, opinó un heleno.


reservas-internacionales-300

Por esas fechas, el gobierno portugués de Pedro Passos Coelho fue sepultado por el rechazo social a la austeridad y la obsesión por reducir el déficit fiscal por abajo del 3 por ciento del PIB como lo exigía la Troika.

Peña, Videgaray y Carstens no esperaron a que les pusieran en la cabeza la pistola de la austeridad fiscal. Prefirieron imponerse ellos mismos el martirio y aplicarse el harakiri fiscal. Al estilo de países como Irlanda, España, Grecia, Italia…


Tienen una ventaja sobre Tsipras, Passos y otros gobernantes víctimas de su propio austericidio: la población mexicana todavía no está dispuesta a emplear la revuelta como forma para barrer el malsano ambiente neoliberal.


La manera en que fue diseñada la política fiscal para 2016-2018 implica la reaparición de la vieja ortodoxia fondomonetarista, basada en los temores a la inflación y al déficit público. Representa el retorno del viejo paradigma de la austeridad fiscal por medio del recorte brutal e indiscriminado del gasto público, el cual sólo deja intocado los que benefician a la elite político-oligárquica, a los especuladores financieros y los tenedores de los títulos de la deuda interna y externa estatal. Que aceitan el funcionamiento de los aparatos represivos del Estado.


En las siguientes entregas se verá cuál es la política de ingreso y egresos que se aplicará para reducir el déficit fiscal –que excluye las “inversiones de alto impacto”– de 1 por ciento del PIB en 2015 a cero por ciento en 2017-2018, ajuste que convertirá en superavitario el balance económico primario, la diferencia entre el ingreso y el gasto que excluye los intereses de la deuda estatal, excedente que servirá para pagar estos últimos.


Peña Nieto y Luis Videgaray prefirieron sacrificar el crecimiento, el bienestar, para no defraudar a los deudores.


 


Marcos Chávez M*, @marcos_contra


*Economista


[BLOQUE: ANÁLISIS][SECCIÓN: ECONÓMICO]


 



TEXTOS RELACIONADOS:


 


 


Contralínea 465 / del 30 de Noviembre al 06 de Diciembre


contralinea-465-m



Un tercer recorte presupuestal a mediados de 2016