miércoles, 23 de diciembre de 2015

Partir Siria, la nueva apuesta de la OTAN

París y Londres preparan una limpieza étnica en el Norte de Siria mientras trasladan al Emirato Islámico hacia la región irakí de Anbar, donde crearían un Sunistán





Damasco, Siria. ¿Es legal la intervención militar de Francia, Israel y el Reino Unido en Siria?


Para iniciar su nueva guerra en Irak y en Siria, los gobiernos de Francia, Israel y el Reino Unido estimularon, el 20 de noviembre de 2015, la adopción de la resolución 2249 en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Según el representante de Francia, país que presentó ese texto, dicha resolución autoriza la acción colectiva en virtud del artículo 51 de la Carta de la ONU, es decir, en el marco de la “legítima defensa”. Según el primer ministro británico, David Cameron, esa resolución respalda “toda acción contra esta secta asesina y diabólica tanto en Siria como en Irak”.


Sin embargo, según los expertos del Servicio de Investigación de la biblioteca de la Cámara de los Comunes, eso no es cierto. En un estudio jurídico extremadamente detallado y profundo, Arabella Lang precisa que la resolución 2249 no autoriza el uso de la fuerza, sino que llama a quienes tengan la posibilidad legal de hacerlo a redoblar sus esfuerzos. Por consiguiente, la resolución 2249 va dirigida única y exclusivamente a los Estados cuya ayuda han solicitado Irak y Siria.


En función de sus propias necesidades, Irak dirigió al secretario general de la ONU y al Consejo de Seguridad una carta en la que afirmaba que estaba siendo atacado por el Emirato Islámico desde suelo sirio. Francia y el Reino Unido, que recibieron un pedido de ayuda de Irak –lo cual no es el caso de Israel–, afirman por ello que están ejerciendo un derecho de “legítima defensa colectiva”. Además, tanto Francia como el Reino Unido pretenden haber sido atacados por el Emirato Islámico, también desde Siria, lo cual justificaría –según París y Londres– su derecho individual de “legítima defensa”. Pero estos argumentos serían válidos únicamente si París y Londres presentasen pruebas de que el Emirato Islámico prepara ataques inminentes desde Siria, pruebas que nunca han presentado en ninguna parte.


Por lo tanto, la intervención militar de Francia, Israel y el Reino Unido en Siria sigue siendo ilegal, mientras no cuente con una autorización previa del gobierno de la República Árabe Siria.


Es importante recordar, por otro lado, que la Carta de la Organización de las Naciones Unidas y las resoluciones vinculadas de la Asamblea General de la ONU prohíben explícitamente todo apoyo militar a grupos no estatales que traten de derrocar el gobierno de un Estado miembro de la ONU. Es por eso que Francia y el Reino Unido trataban de hacer creer que sólo enviaban material defensivo a los grupos armados que operan en Siria. Desgraciadamente, esos grupos están recibiendo grandes cantidades de armamento ofensivo: fusiles, morteros, así como armamento antitanque y cohetes antiaéreos, explosivos e incluso gases de combate.


Sin embargo, en agosto de 2014, el presidente francés François Hollande reconoció, en una entrevista publicada en el diario francés Le Monde, haber entregado armamento ofensivo a los “rebeldes sirios”.


El propio Hollande también precisó posteriormente, en entrevista concedida al periodista Xavier Panon, que en 2011 ya había enviado a los grupos armados antigubernamentales cañones de 20 milímetros, ametralladoras pesadas, lanzacohetes y cohetes antitanques, lo cual constituye una clara violación del derecho internacional y rebaja a Francia a la categoría de “Estado canalla”.


siria-wp


El inconfesable proyecto de Francia, Israel y Reino Unido


En caso de que la ciudad siria Al Raqa fuera tomada, sería entregada al gobierno regional kurdo de Irak, que la anexaría. Se trataría de proclamar un “Kurdistán” que se extendería sobre territorios pertenecientes a Irak y Siria y de expulsar a sus residentes”



Desde el 20 de noviembre de 2015, Francia ha estado tratando de formar una coalición –¡otra más!– supuestamente para luchar contra el Emirato Islámico, y más exactamente para tomar la ciudad siria de Al Raqa. Esta retórica, que ha bastado para convencer a los franceses de que su gobierno quiere dar respuesta a los atentados perpetrados en París el 13 de noviembre, no logra, sin embargo, ocultar las intenciones coloniales del presidente Hollande. En efecto, si el objetivo es expulsar al Emirato Islámico de Al Raqa, ¿cómo piensa lograrlo sin tropas terrestres? Y después de la expulsión de los yihadistas, ¿en manos de quién quedaría Al Raqa?


La campaña aérea rusa presta apoyo a las acciones terrestres del Ejército Árabe Sirio, mientras que –según el ministro francés de Relaciones Exteriores, Laurent Fabius, los bombardeos aéreos franco-británicos podrían prestar apoyo a los grupos armados del Ejército Sirio Libre (organizado por los responsables de Al Qaeda en Libia), de las Fuerzas Árabes Sunitas (es decir las milicias turcomanas que reciben apoyo del Ejército turco) y a los kurdos (las Unidades de Protección Popular sirias y los peshmergas del gobierno regional kurdo de Irak).


Si esas Fuerzas llegasen a tomar Al Raqa, esa ciudad siria sería entregada al gobierno regional kurdo de Irak, que la anexaría. Se trataría de proclamar así un “Kurdistán” que se extendería sobre territorios pertenecientes a Irak y Siria, de expulsar después a las poblaciones sirias que allí residen y de terminar la operación trasladando hacia ese nuevo Estado 10 millones de kurdos de Turquía.


El plan Juppé


En 2011, el entonces ministro francés de Relaciones Exteriores, Alain Juppé, y su homólogo turco, Ahmet Davutoglu, firmaban un acuerdo secreto. Sabemos que aquel acuerdo incluía varios compromisos recíprocos, entre los que se hallaban “resolver la cuestión kurda” sin “afectar la integridad del territorio turco”, es decir, crear un seudokurdistán en Siria.


Los franceses siguen creyendo que Alain Juppé todavía es gaullista y no han notado su viraje de 2005, año en que este personaje fue condenado a 14 meses de cárcel –donde nunca puso los pies– y a 1 año de exclusión de todo puesto público por haber financiado su partido político mediante la malversación de fondos públicos. Ante esa situación, Juppé abandonó Francia para ir a trabajar como profesor en Montreal. Pero no pasó mucho tiempo en Canadá, y lo que en realidad hizo en secreto fue seguir una formación en un tercer país. Actualmente, y a pesar de ser miembro de la oposición, Alain Juppé es uno de los principales inspiradores de la política que el presidente Hollande aplica hoy en Oriente Medio, pisoteando tanto la historia como los intereses de Francia.


El Kurdistán y Siria


ruso-turquia-300

Los kurdos son un pueblo que, desde hace siglos, habita un territorio actualmente compartido entre Turquía, Irak e Irán. Cuando se hizo el censo de 1962, en Siria había solamente 169 mil kurdos, es decir, una parte infinitesimal del total de la población kurda. Pero durante la guerra civil turca de 1980-1990, 2 millones de kurdos turcos se refugiaron en Siria. La intención de Francia, Israel y el Reino Unido es crearles un Estado, pero no en Turquía, país de donde proceden, sino colonizando el país que tan generosamente los acogió cuando llegaron como perseguidos.

Francia y el Reino Unido ya dividieron Siria durante la Conferencia de San Remo (en 1920) en función de los acuerdos Sykes-Picot (que databan de 1916). La Siria histórica abarca no sólo la actual República Árabe Siria sino también Palestina, Israel, el Líbano, Jordania, la región designada como el sanjak de Alejandreta (conocida en Turquía como Antioquía) y una parte de Irak. El actual proyecto apunta, por consiguiente, a proseguir el desmembramiento de Siria.


¿Quiénes son los kurdos?


Los kurdos constituyen una cultura única, pero hablan diferentes lenguas, el kurmanji, el sorani y el pehlewani, así como una cuarta lengua totalmente diferente de las tres anteriores, el zaza-gorani.


Durante la Guerra Fría los kurdos se dividieron en dos grupos, uno de ellos contaba con el respaldo de Israel y Estados Unidos mientras que Siria y la extinta Unión Soviética apoyaban al otro grupo.


Aunque dicen combatirla, la organiza-ción terrorista Emirato Islámico es apoyada por personalidades estadunidenses agrupadas alrededor de David Petraeus y John Negroponte, así como por los gobiernos de Arabia Saudita, Catar y Turquía”


Durante la guerra civil turca, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, por su sigla en turco y principal partido kurdo de Turquía, que se proclama marxista-leninista) y su líder histórico Abdullah Ocalan militaron por la creación de un Kurdistán independiente en Turquía. Precisaron además que no tenían ninguna ambición territorial en suelo sirio. Ocalan fue acogido en Damasco como refugiado político y desde allí dirigió las operaciones militares del PKK en Turquía. Huyendo de la represión, 2 millones de kurdos encontraron refugio en Siria. Pero en 1998, Ankara amenazó a Damasco con declararle la guerra si seguía albergando al PKK. El presidente Háfez al-Asad pidió finalmente a Abdullah Ocalan que buscara asilo en otro país y siguió protegiendo a los refugiados kurdos.

Al inicio de la guerra contra Siria, el presidente Bashar al-Asad concedió la nacionalidad siria a numerosos refugiados kurdos provenientes de Turquía, estimulándolos, además, a formar milicias locales y a participar en la defensa del territorio nacional. Durante 2 años, la cooperación de esas milicias kurdas con las fuerzas sirias fue total. Pero ese estado de cosas comenzó a deteriorarse en 2014.


kurdos-300

El 31 de octubre de 2014, el dirigente de la Unión Democrática Kurda de Siria, Salih Muslim, fue recibido por el presidente francés François Hollande al margen de una entrevista con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, justo después de la batalla de Kobane. Hollande y Erdogan, que hasta entonces habían negado toda ayuda a las milicias de los kurdos sirios, lograron convencer a Salih Muslim de sumarse a su proyecto.

Un año más tarde, Salih Muslim iniciaba una operación de kurdización forzosa del Norte de Siria, provocando así la sublevación de las poblaciones locales, principalmente de los cristianos asirios y de los árabes sunitas.


Sin embargo, cuando Francia, Israel y el Reino Unido iniciaron la operación de creación del Kurdistán en Siria, Salih Muslim enfrentó las peores dificultades para movilizar a sus combatientes. Los jóvenes kurdos refugiados en Irak se negaron masivamente a unirse al proyecto colonial.


El viernes 27 de noviembre de 2015, Salih Muslim estaba nuevamente en París.


El derribo del Sukhoi Su-24 ruso por Turquía


La intervención militar rusa, iniciada el 1 de noviembre de 2015, trastornó el plan de las potencias coloniales. Para el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, la intervención rusa en Siria alejaba nuevamente la posibilidad de concretar el Plan Juppé y su sueño personal de purificación de Turquía. Erdogan ordenó entonces a su Ejército la preparación de un incidente con un avión ruso, como reveló en su momento el investigador turco Fuat Avni.


El 16 de noviembre Rusia extendió su operación militar contra los grupos terroristas en Siria con una embestida política contra sus fuentes de financiamiento. El presidente Vladimir Putin provocó estupor en la reunión del Grupo de los 20 (G20), en Antalya, acusando –sin nombrarlo– al presidente del encuentro, Recep Tayyip Erdogan. Putin mostró a los diplomáticos presentes imágenes satelitales de los convoyes de camiones cisterna que circulan entre el territorio sirio y los puertos turcos y denunció el laxismo de quienes permiten así que el Emirato Islámico acumule miles de millones de dólares.


El 24 de noviembre, sobrestimando el apoyo con el que podría contar en Washington o subestimando el poderío ruso, el presidente Erdogan ordenó el derribo de un bombardero táctico Su-24 ruso que había estado 17 segundos en el espacio aéreo turco. Pero Moscú reaccionó de inmediato con la adopción de drásticas sanciones económicas contra Ankara, dando a conocer públicamente los registros de los radares sobre el incidente aéreo, desplegando en Siria misiles antiaéreos S-400 y, finalmente, con la difusión, durante una conferencia de prensa del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas rusas, de las imágenes satelitales que demuestran la responsabilidad del Estado turco en el financiamiento del Emirato Islámico.


En un instante, toda la prensa internacional que hasta entonces negaba la verdad se llenó bruscamente de reproches contra el autócrata de Ankara y su familia.


La intervención franco-británica


Sin embargo, el 29 de noviembre, la Unión Europea organizaba una cumbre especial con Turquía. Ignorando las denuncias de Vladimir Putin ante el G20 y los informes (no publicados) de la Alta Representante de la Unión, Federica Mogherini, que demuestran que Chipre, Italia y Francia también están implicadas en la venta –en la propia Unión Europea– del petróleo robado por el Emirato Islámico, los participantes en la cumbre Unión Europea-Turquía concluían: “Recordando la declaración final de la última reunión del G20 en Antalya, así como la resolución 2249 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Turquía y la Unión Europea reafirman que la lucha contra el terrorismo sigue siendo una prioridad”.


Conforme a lo previsto en el plan Juppé de 2011, se reactivaron las negociaciones de adhesión de Turquía a la Unión Europea, se inició un proceso tendiente a eliminar la exigencia de visas a los turcos que desean entrar en los países de la Unión Europea y, como la clásica cereza en el pastel de cumpleaños, la Unión Europea se comprometió a entregar a Turquía 3 mil millones de euros, supuestamente para que ayude a manejar la oleada de refugiados.


El Parlamento francés y la Cámara de los Comunes británica, convencidos de que la resolución 2249 permite la intervención en Siria sin consentimiento del gobierno sirio, autorizaron a sus respectivos gobiernos a intervenir militarmente en Siria. Esas intervenciones, de carácter exclusivamente aéreo, han sido presentadas como tendientes a acabar con el Emirato Islámico. En los debates para su aprobación nunca se habló a los parlamentarios franceses y británicos del plan de creación de un seudokurdistán.


Contrariamente a lo que se ha declarado a la prensa, la política de respaldo al Emirato Islámico sigue siendo la misma. Esa organización terrorista sigue gozando del apoyo de sus fundadores (varias personalidades estadunidenses agrupadas alrededor de David Petraeus y John Negroponte, así como los gobiernos de Arabia Saudita, Catar y Turquía). Los únicos que realmente luchan contra el Emirato Islámico son los chiítas iraquíes, el Hezbolá libanés, el Ejército Árabe Sirio y Rusia. Las operaciones de la coalición encabezada por Estados Unidos nunca apuntaron a la erradicación del Emirato Islámico, sino solamente a contenerlo. El objetivo actual no es otro que liberar el Norte de Siria, con vista a su ocupación inmediata por los kurdos de Irak, empujando al Emirato Islámico hacia Irak, donde se le ha reservado el distrito de Anbar. La única diferencia con el plan inicial es que, a raíz de la intervención rusa, los occidentales han renunciado a lograr que el desierto sirio quede en manos del Emirato Islámico.


siria-685


Elementos fundamentales


Francia y el Reino Unido han logrado hacer creer a su opinión pública que la resolución 2249 del Consejo de Seguridad de la ONU les da derecho a intervenir militarmente en Siria contra el Emirato Islámico. Sobre esa base, París y Londres han obtenido de sus respectivos parlamentos la luz verde para iniciar sus bombardeos en Siria sin autorización del gobierno sirio.


Francia y el Reino Unido creen poder utilizar como Fuerzas terrestres las milicias turcomanas (respaldadas por el Ejército turco) y el YPG kurdo (respaldado por el gobierno regional kurdo de Irak y por Israel).


El objetivo de estas intervenciones no es la eliminación del Emirato Islámico como respuesta a su campaña de limpieza étnica, sino solamente empujarlo hacia Anbar y proseguir la limpieza étnica en el Norte de Siria para crear allí un seudokurdistán.


Thierry Meyssan/Red Voltaire


[BLOQUE: ANÁLISIS][SECCIÓN: INTERNACIONAL]


 



TEXTOS RELACIONADOS:



Contralínea 468 / del 21 al 27 de Diciembre 2015


contralinea-568-m




Partir Siria, la nueva apuesta de la OTAN

No hay comentarios: