lunes, 2 de noviembre de 2015

El derrumbe del precio del crudo: ¿un fenómeno transitorio?

La caída de los precios del petróleo podría ser más profunda y de más largo tiempo de lo que se preveía. Para revertir esta situación, la OPEP tendría que realizar sustanciales reducciones en su producción, algo que es incierto


derrumbe-crudo-600


La caída de los precios del petróleo está impactando severamente la economía mexicana. Frecuentemente nos preguntan: “¿Será un fenómeno transitorio?, ¿los precios se levantarán en el corto plazo?”. La verdad es que nadie tiene una bola de cristal que le permita conocer el futuro, pero algunos expertos formulan análisis que por la calidad de la información que ofrecen y la independencia de sus opiniones pueden ayudarnos a comprender las distintas variables que, en el panorama internacional, intervienen en el problema.


Estas líneas se apoyan ampliamente en un análisis realizado por Arthur Berman en coautoría con otros colegas suyos. El estudio fue presentado a fines de septiembre de este año en Houston, Texas; citaremos también algunas opiniones de empresarios petroleros.


No compartimos algunos de los planteamientos de Berman, como el de que la producción de shale oil y gas en Estados Unidos es una “típica burbuja”, lo que insinúa que podría estallar y suspenderse abruptamente; pero la considero una diferencia menor: su análisis en conjunto me parece una explicación útil para comprender lo que está ocurriendo en el mercado mundial.


info-01


Sobreproducción y debilitamiento de la demanda


Iniciamos con la gráfica 1, tomada de Berman y sus coautores. Muestra la oferta y demanda mundial de hidrocarburos líquidos (es decir, la producción de aceite más la de condensados) entre julio de 2013 y junio de este año.


Las barras azules corresponden a la oferta y las barras rojas a la demanda, el eje Y de la izquierda señala los volúmenes producidos que alcanzaron en julio de 2015, casi 96 millones 500 mil barriles diarios. Las cifras, tomadas de la Agencia de Información del Departamento de Energía de Estados Unidos (EIA, por su sigla en inglés), muestran que en enero de 2014 aparecieron las primeras manifestaciones de que la oferta excedía al consumo. Berman y sus coautores plantean que no se realizó ningún esfuerzo, desde la esfera política, para restaurar los equilibrios. En junio de 2014, fecha que señalan con una línea vertical paralela al eje Y, la brecha se amplió y se contabilizaron 2 millones de barriles sin compradores en el mercado; después de 6 meses en esta situación, el precio empezó a desplomarse como lo vemos ilustrado con la línea negra que desciende cruzando las barras. En mayo de 2014 se situaba en alrededor de 115 dólares, pero 1 año más tarde, en junio de 2015, el crudo marcador Brent se encontraba rozando los 40 dólares.


Subrayamos que en el curso de estos 2 años el crecimiento de la oferta mundial pasó de 91 millones de barriles, en septiembre de 2013, a 96 millones y medio en agosto de 2015, una diferencia de 5 millones 500 mil barriles.


La demanda mundial también ha crecido globalmente, pero, desde luego, no a tasas similares. Si estudiamos la demanda desagregada por países y regiones puede constatarse que la de Estados Unidos, en los últimos 5 años, apenas ha aumentado en 1.4 por ciento, en tanto que la demanda de China y la Unión Europea han caído.


info-02


Las curvas de producción de los 15 principales


La gráfica 2 permite concluir que el bloque de Estados Unidos y Canadá presenta, en el periodo de junio de 2008 a abril de 2015, el incremento más importante, pasando de 7.8 millones a casi 14 millones de barriles diarios. Sólo la producción de Estados Unidos creció de 5 millones a casi 10 millones de barriles.


El caso de Canadá presenta algunas dudas que, cuando se disponga de las estadísticas desagregadas, podrán despejarse. Canadá extrajo en el pico 4.2 millones de barriles, una mitad corresponde a aceites convencionales, pero casi el otro 50 por ciento proviene de las arenas bituminosas, cuya extracción se realiza a cielo abierto, con técnicas similares a las de la minería. Por su alto costo, este último segmento fue de los primeros expulsados del mercado, igual que el petróleo y gas provenientes de las lutitas, en Estados Unidos.


La misma gráfica muestra el comportamiento de la producción en los países de Oriente Medio pertenecientes a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Sus incrementos no son tan elevados. Arabia Saudita pasó de 9.2 millones a 10 millones de barriles por día entre enero de 2008 y abril de 2015, aunque en este último año parece haber ocurrido un giro (ver gráfica 2).


La grafica 3, más detallada y focalizando sólo Estados Unidos y los productores de la OPEP, permite observar que la organización decidió un quiebre a partir de 2015, incrementando sostenidamente su producción, misma que alcanza el millón 200 mil barriles diarios.


info-03-m


info-03


El dato clave: cae producción estadunidense


La misma gráfica 3 muestra que en abril de este año (2015) la producción de Estados Unidos empezó a hundirse. Es un dato fundamental que puede modificar el comportamiento de la oferta y del precio internacional. Si en sólo 5 meses Estados Unidos ha perdido 510 mil barriles diarios de su producción de hidrocarburos líquidos, ello puede empezar a modificar el panorama internacional, incluso forzando un arreglo para detener ese curso.


El crecimiento de la oferta mundial de crudo pasó de 91 millones de barriles en septiembre de 2013, a 96.5 millones en agosto de 2015, una diferencia de 5 millones 500 mil barriles”



Naturalmente que ya se sabía que la producción yanqui estaba descendiendo –pero no en la magnitud que revela el estudio de Berman y sus colegas– desde 2014. A partir de la información sobre el número de equipos operando (el llamado rig count), podía inferirse que en Estados Unidos habían empezado a cerrarse los pozos de las áreas de menor productividad y más elevado costo; a lo largo de los meses siguientes, la prensa de ese país ha informado de cientos de equipos de perforación que han ido quedando ociosos y de miles de trabajadores despedidos.


Sin embargo, algunas compañías no sólo continuaron en actividad, sino incluso lograron aumentos en la producción hasta fechas tan recientes como abril pasado.


Esta situación, de que la producción en lutitas lograra crecer a pesar de que los precios estuvieran debajo de 50 dólares, es otro fenómeno muy extraño y, por el momento, pendiente de explicación. ¿Es una expresión sólo de la inercia y de que los empresarios esperaban una pronta recuperación? ¿Nos está mostrando que las curvas de la producción en lutitas se extienden por varios años, a pesar de la caída catastrófica al comienzo? Berman y sus colegas explican que algunas empresas continúan en actividad sólo para cubrir el pago de intereses, al mismo tiempo que la banca de ese país mantiene el flujo de préstamos, de lo que infieren que la explotación en esas formaciones, aunque insostenible en el mediano plazo, podría mantenerse en las llamadas “áreas óptimas” (sweet spots) en tanto las tasas de interés permanezcan abatidas y siga fluyendo crédito.


Conclusiones


Podríamos concluir que la caída de los precios no es tan breve como se creía cuando se inició en 2014 y se aseguraba que en unos meses más, apenas en el invierno de ese año, los precios levantarían. Berman y sus colaboradores consideran que es improbable que los precios retomen un nuevo curso sin que los productores de la OPEP realicen sustanciales reducciones en su producción. Para finalizar, citaremos las opiniones de dos ejecutivos petroleros que se muestran un poco más optimistas. Bob Dudley, presidente ejecutivo de British Petroleum, dijo recientemente que espera que los precios del crudo se mantengan a la baja por “un par de años con toda seguridad” (www.hidrocarburosbolivia.com/panorama-mundial-mainmenu-109/resto-del-mundo-mainmenu-113/71335-shell-preve-que-recuperacion-en-precio-del-petroleo-tome-varios-anos.html).


Por otro lado, Andy Brown, director internacional de Exploración, Desarrollo y Producción de Royal Dutch Shell, prevé que los precios del petróleo se recuperen gradualmente en los próximos 5 años, con un progreso lento debido al persistente exceso de suministros globales y un menor crecimiento de la demanda en China. Y agrega: “No estamos apostando a una recuperación de precios del petróleo de la noche a la mañana, tomará varios años, pero creemos que […] los precios del crudo subirán a 90 dólares por barril en 2020” (Ibíd).


Fabio Barbosa*


[BLOQUE: ANÁLISIS]  [SECCIÓN: PETROLERO]



TEXTOS RELACIONADOS:



Contralínea 461 / del 02 al 08 de Noviembre 2015


contralinea-461-m





El derrumbe del precio del crudo: ¿un fenómeno transitorio?

No hay comentarios: