miércoles, 28 de octubre de 2015

El mensaje de Rusia desde el Mar Caspio


En 10 días, Rusia logró en Siria lo que Estados Unidos supuestamente intenta desde hace 1 año: golpear en serio al Estado Islámico. Pero la utilización de misiles de alta precisión es también una advertencia


Jorge Petinaud Martínez/Prensa Latina




Moscú, Rusia. Como aconseja Sun Tzu, estratega militar y filósofo de la China antigua en su obra El arte de la guerra, el primer golpe coheteril de la Armada de Rusia contra fuerzas terroristas en Siria llegó desde donde menos se esperaba.


Cuatro buques de la flotilla del Mar Caspio dispararon 26 misiles de crucero de alta precisión del sistema Kalibr desde una distancia de 1 mil 500 kilómetros y destruyeron 11 objetivos estratégicos de la infraestructura militar del Ejército Islámico y otros grupos extremistas.


La operación sorprendió a los satélites de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que vigilan cada vuelo de la aviación del Kremlin desde que el 30 de septiembre comenzaron los bombardeos antiterroristas por solicitud del gobierno constitucional sirio, con la autorización del Senado ruso y de acuerdo con el derecho internacional.


Desde el punto de vista naval, todas las miradas se centraban en el Mar Mediterráneo, donde Moscú cuenta con la base de Tartus, punto en que las naves de su flota destinada a esa zona reciben reparación y se pertrechan con medios logísticos.


Adicionalmente, el Ministerio de Defensa confirmó, el 24 de septiembre pasado, el inicio de un ejercicio en la zona oriental mediterránea, cerca de Siria, “de acuerdo con el plan de preparación de las tropas aprobado a finales de 2014”.


Se informó entonces que para este periodo corresponde una maniobra del grupo naval encabezado por el crucero Moskva, mayor lanzamisiles y buque insignia de la flota del Mar Negro, junto al patrullero Smetlivi, el de desembarco Saratov y otras embarcaciones auxiliares.


De acuerdo con el plan, unas 40 operaciones con disparo real de misiles y artillería pesada serán realizadas durante los ejercicios, agregó la fuente. La nota recordó que tras una larga pausa, la Marina de Guerra de Rusia reanudó sus ejercicios navales en el Mediterráneo oriental en 2013, cuando parecía inevitable una invasión de Estados Unidos contra Damasco para derrocar al presidente legítimo, Bashar al-Assad.


De acuerdo con el texto, Moscú notificó con antelación a otros países sobre estos juegos de guerra, en cumplimiento de las normas internacionales del derecho marítimo.


 “Conquistará quien haya aprendido el arte de la desviación. Tal es el arte de las maniobras”, escribió Sun Tzu, principio puesto en práctica por el Kremlin para golpear al Ejército Islámico y a los otros destacamentos terroristas con “el engaño, la velocidad y el ataque contra sus debilidades”.


estados-unidos-600


Salto cualitativo en el conflicto de Siria


La acción de las Fuerzas Aeroespaciales y la flotilla del Mar Caspio de Rusia con golpes contra la infraestructura del Ejército Islámico y otros grupos terroristas en Siria impusieron en apenas 10 días un salto cualitativo en ese conflicto, según el Kremlin.


Dmitri Peskov, portavoz presidencial, al referirse al exitoso disparo de 26 misiles de crucero el 7 de octubre desde una distancia de 1 mil 500 kilómetros por cuatro buques de la flotilla del Caspio contra 11 blancos estratégicos del Ejército Islámico, confirmó el logro de una nueva cualidad técnica. Por su parte, el jefe de la Dirección Operativa del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas, Andrei Kartapolov, explicó a la prensa que para garantizar la seguridad de los civiles el corredor de vuelo de los cohetes de alta precisión fue planificado sobre zonas despobladas y coordinado con Irán, Irak y Siria.


Informó que los blancos fueron fábricas de producción de proyectiles y artefactos explosivos, puntos de control, almacenes de municiones y combustible, así como bases de entrenamiento de terroristas en las provincias de Al Raqa, Idlib y Alepo.


Al destruir estos objetivos, la movilidad de los subversivos se reduce y se les cierra la posibilidad de ejecutar acciones terroristas relevantes, concluyó el oficial.


Con una visión más global del diferendo impuesto desde el exterior por intereses geopolíticos, el portal informativo rusoFAN indica que la exitosa andanada de cohetes Kalibr, además de un golpe a los terroristas, es una advertencia a los sectores belicistas de Occidente.


 “Los ataques de misiles contra el Estado Islámico lanzados por la Flotilla del mar Caspio rusa constituyen el primer caso de utilización masiva de misiles guiados por parte de la Armada rusa”, resalta la publicación digital. Y añade con relación a la noticia dada a conocer por el ministro de Defensa al presidente Putin en diálogo televisado con audio real, “que constituye un hito que indica que la consolidación del potencial de combate naval ruso tras el colapso de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas es una realidad”.


En cuanto a Siria, el jefe adjunto del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Rusia, Igor Makushev, confirmó que, debido a los bombardeos rusos, en apenas 10 días los comandos terroristas perdieron la iniciativa, comenzaron a desconcentrar sus fuerzas y a ocultarse en zonas pobladas.


eiteró el teniente general que las tropas del Ejército Islámico sufrieron severas pérdidas en la primera decena de operaciones y tuvieron que cambiar de táctica con un severo enmascaramiento entre la población.


La aviación incrementa la intensidad de sus ataques y concentra el fuego en puestos de mando, nudos de comunicación de los grupos terroristas, almacenes de armas y combustible, así como en las bases de preparación de comandos terroristas en Raqa, Lataquia, Hama, Idlib y Alepo, informó a la prensa. Al referirse a la desactivación de cientos de enclaves estratégicos del Ejército Islámico y otros grupos terroristas, Makushev destacó que sólo en 24 horas la aviación realizó 67 vuelos y destruyó 60 objetivos de la infraestructura militar extremista en el territorio sirio.


Los hilos del terrorismo en Siria conducen a los intereses de las grandes corporaciones energéticas occidentales y de algunos países de Oriente Medio, según denuncias de expertos del sector. El jefe del departamento de Análisis de la empresa Golden Hills Kapital AM, Miajil Krilov, aseguró que Occidente busca derrocar al presidente sirio, Bashar al-Assad, para eliminar la dependencia europea de los suministros de gas ruso.


 “Si derrocan a Assad, Catar podrá construir un gasoducto a través de Turquía a Europa, donde tomará una parte a Gazprom”, sostuvo el experto en temas energéticos, en declaraciones a Gazeta.ru.


La publicación refiere que en la actualidad el consorcio ruso controla entre un 25 y 30 por ciento de los suministros del hidrocarburo a la Unión Europea, mientras que la cuota de mercado de Catar es cuatro veces menor. Según la fuente, el país desangrado por una guerra que ya provocó más de 240 mil muertes y unos 11 millones de desplazados es la ruta más cómoda y barata para llevar el carburante catarí hasta el denominado viejo continente.


El país árabe es uno de los pocos puntos de tensión que frena la creación de las mejores vías geográficas y de las más baratas para el suministro del combustible azul de Catar a Europa, explicó el especialista.


Krilov considera que el reforzamiento de la posición del mandatario constitucional de Siria beneficiaría a Moscú en la competencia por el mercado gasífero europeo.


Estos razonamientos están en consonancia con la denuncia formulada el 28 de septiembre último ante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por el líder ruso, Vladimir Putin, en el discurso en que ratificó la voluntad de ayudar al gobierno legítimo de Siria en la lucha contra el terrorismo en correspondencia con el derecho internacional.


Putin entonces se refirió al desarrollo de los acontecimientos en Ucrania, e hizo notar que el descontento de la gente con las autoridades en ese país fue utilizado para encender la crisis. “Un golpe de Estado fue orquestado desde el extranjero y derivó en una guerra civil”, precisó el titular de Rusia.


Sobre las sanciones unilaterales aplicadas sin tener en cuenta la Carta de la ONU y convertidas en práctica común, Putin denunció que más allá de los objetivos políticos, sirven para desplazar del mercado deslealmente a los rivales.


Aclaró, sin embargo, que la economía se rige por reglas del mercado, y Moscú aprenderá a avanzar sin líneas de demarcación y actuará sobre la base de la transparencia y las normas conjuntamente aprobadas, incluidas las de la Organización Mundial del Comercio que propician el libre mercado, las inversiones y la competencia abierta.


Remarcó enfático el titular ruso que la actividad de cualquier Estado que ignore las resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas es ilegítima, e hizo alusión al “sólo centro de dominación global emergido después del final de la denominada Guerra Fría”.


En esas circunstancias, observó, quienes se vieron a sí mismos en el tope de la pirámide sintieron la tentación de creer que son tan fuertes y excepcionales que saben bien lo que todo el mundo debe hacer, y así, según creen, no es necesario reconocer el papel central de la ONU, dijo Putin.


Por eso suelen “erigirse en la única vía” en vez de automáticamente sancionar y legalizar las necesarias decisiones del organismo internacional, agregó.


Cualquier actividad de cualquier Estado que ignore este orden es ilegítima y está en contradicción con la Carta de Naciones Unidas y las leyes internacionales vigentes, concluyó el estadista ruso.


south-stream-600


Ucrania y la geopolítica gasífera de Estados Unidos


El primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, develó el papel que Washington confiere a Kiev en su geopolítica gasífera al confirmar en junio de 2014 el plan de venta a empresas estadunidenses y europeas de su sistema de gasoductos. Por esas tuberías transita más de la mitad del hidrocarburo ruso hacia los países de la Unión Europea, cuyo consumo total del combustible azul depende en casi un 34 por ciento de las entregas procedentes de Rusia.


Una conversación telefónica filtrada en internet de la subsecretaria de Estado estadunidense, Victoria Nuland, durante las revueltas que desembocaron en el derrocamiento del entonces presidente Víktor Yanukóvich, evidenció el interés de Washington por imponer a Yatseniuk como timonel de la economía ucraniana.


A tono con el interés de sus mentores, el gobernante trajo en 2014 a primer plano el tema del que había hablado varias veces sólo como un proyecto que podría atraer a inversionistas occidentales hacia la explotación del sistema de tuberías que data de la época soviética, sin tener en cuenta la participación de Moscú en esa empresa multinacional.


Sin ambages, el jefe de gobierno proclamó al presentar la iniciativa ante el Parlamento que su propuesta permitiría modernizar los gasoductos, aumentar sus dividendos y fue enfático al aludir a Rusia. “Contrarrestará la construcción de ductos ajenos a Ucrania”, puntualizó Yatseniuk en referencia a rutas alternativas previstas entonces por el gigante ruso Gazprom para reducir la dependencia del tránsito a través del inestable vecino eslavo.


Ataque a South Stream


De acuerdo con el proyecto de ley entregado a la Cámara Legislativa unicameral, el plan abrió las puertas al traspaso a inversionistas estadunidenses y europeos de hasta un 49 por ciento del paquete de control como operadores de las tuberías.


Reiteró que sería una oportunidad para frenar la construcción, en primer lugar, del gasoducto South Stream (Flujo del Sur) y enviar todo el hidrocarburo a través de las tuberías ucranianas.


Durante el XXI Congreso Mundial de Petróleo, celebrado en Moscú a mediados de 2014, el ministro de Energía ruso, Alexander Novak, criticó las presiones que ejercía la Unión Europea sobre los países del viejo continente participantes en el proyecto conjunto para la construcción de ese gasoducto, al punto que Moscú debió engavetar esa obra.


La Unión Europea, observó Novak durante su intervención en el foro global energético, ha demostrado una posición dura respecto a la participación rusa en los proyectos de infraestructura gasífera y mencionó los gasoductos Opal, Flujo del Sur y Yamal-Europa.


Un informe reseñado en ese congreso petrolero desentrañó el plan que lleva adelante Estados Unidos para desplazar a Rusia en 2018 como el principal productor y exportador de gas. El artículo del experto Steve Marshall, publicado en el Diario Oficial del foro bajo el título North América on the upswing (Norteamérica en alza), resultó revelador para los representantes de más de 500 empresas internacionales de petróleo y energía asistentes.


La consultora basada en Reino Unido, Wood Mackenzie, pronostica en ese informe que Norteamérica, con Estados Unidos a la cabeza, pugna por lograr al final del actual cuatrienio una producción excedente sobre la demanda que le permita convertirse en uno de los grandes exportadores del carburante.


Adicionalmente, con una producción orientada a duplicar los 1 mil millones de toneladas de petróleo equivalente (7 mil 900 millones de barriles del oro negro equivalente), hacia 2030 esta zona se propone llegar a ser la mayor productora del combustible azul en la Tierra, según la fuente.


Paul McConnell, principal analista de tendencias globales de la firma consultora, advierte que el renacimiento de la producción de gas y petróleo de Norteamérica es la propensión crítica en los suministros que afectará al mercado internacional a largo plazo.


Al propio tiempo, se espera que la demanda europea crezca hacia 2030 en más de un 50 por ciento, de 215 millones de toneladas de petróleo equivalente a 320 (unos 2 millones 500 mil barriles del carburante equivalente), pese a la inseguridad de los suministros y los altos costos.


El principal analista de gas y energía de Mackenzie, Massimo di-Odoardo, en tanto, destacó en su visión que la Unión Europea mantendrá su relación de dependencia a largo plazo del hidrocarburo ruso. Tal punto de vista explica el porqué Estados Unidos utiliza a Ucrania como punta de lanza contra Rusia para obstruir sus entregas de gas a Europa a través de este país eslavo mientras presiona a los europeos para que se sumen en la cruzada antirrusa. En igual dirección apunta la prioridad en los planes de derrocar en Siria al presidente Bashar al-Assad por encima de la decisión de “combatir” el terrorismo al frente de una coalición internacional, que con sus bombardeos no logró durante 1 año lo que Rusia en 10 días.


Occidente reaccionó ante el golpe coheteril ruso contra los terroristas que agreden a Siria con una verdadera guerra informativa, ante la acción ordenada por el Kremlin sobre la base del respeto al derecho internacional (lo cual viola la coalición que comanda Estados Unidos). El Pentágono lleva la voz cantante en esta campaña, cuyo jefe, Ashton Carter, declaró públicamente basado en “fuentes anónimas” que cuatro de los misiles disparados por Rusia contra los terroristas tenían defectos y cayeron en Irán.


“Rusia informa con fuentes oficiales y muestra los videos del impacto de sus bombardeos contra los terroristas”, fue la respuesta demoledora del general mayor Igor Konashenkov, portavoz del Ministerio de Defensa.


Por otra parte, la onda expansiva de los cruceros de alta precisión rusos impactó también en el denominado viejo continente y se hizo visible en el llamado desde Alemania del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, a un distanciamiento respecto a la Casa Blanca y un cambio de actitud hacia Moscú.


“Tenemos que hacer un esfuerzo para tener relaciones con Rusia, a pesar de que esto no se vea sexy” (“looks sexy”), dijo en territorio germano, citado por el portal digital Segodnya. “Rusia debe ser tratada de una manera muy seria. No podemos permitir que nuestras relaciones con Rusia sean dictadas por Washington”, enfatizó el titular de la Comisión Europea.


“Sé de una conversación con el presidente ruso, Vladimir Putin, que él no acepta frases como aquella de Barack Obama, de que Rusia es un Estado regional”. ¿Qué significa eso? Tú no puedes hablar así de Rusia”, concluyó Juncker en su llamado a un cambio de política de la Unión Europea hacia el Kremlin.


republicas-sovieticas-600


Apenas unas horas antes, la subsecretaria de Estado estadunidesnse, Victoria Nuland, declaró a la prensa que Washington trabajará con la Unión Europea para que las sanciones contra Rusia se mantengan “hasta el cumplimiento total de los acuerdos de Minsk”. Esta alusión a los 13 entendimientos pactados el 12 de febrero del año en curso en la capital de Bielorrusia en busca de un arreglo político del conflicto ucraniano entre los negociadores de los territorios rebeldes y el representante de Kiev, constituye un doble juego con el que se trata de culpar a Rusia.


Por solicitud de Moscú, un nuevo decreto rubricado recientemente por el líder de la República Popular de Donetsk, Alexánder Zajárchenko, declara aplazadas hasta el 20 de abril de 2016 las elecciones locales en ese territorio rebelde, con la intención de salvar los acuerdos de Minsk. El texto posterga “el día de los primeros comicios de las administraciones locales, establecido por el decreto 358 del jefe de la República Popular de Donetsk del 16 de septiembre” último.


Las insurgentes Donetsk y República Popular de Lugansk aceptaron aplazar las elecciones territoriales para 2016 en favor de los acuerdos pacificadores de Minsk, mientras que Ucrania ese mismo día decidió legalizar la presencia de mercenarios en sus tropas.


En declaraciones al canal 24, los negociadores en la capital de Bielorrusia de Donetsk y Lugansk, Denis Pushilin y Vladislav Deinego, respectivamente, informaron la conformidad de esas regiones rebeldes con postergar los comicios del 18 de octubre y el 1 de noviembre “al año que viene”. Los gobernantes llegados al poder en Kiev tras el golpe de estado del 22 de febrero de 2014, programaron las elecciones regionales en el país para el 25 de octubre, mientras que los dos territorios insurgentes las convocaron para el 18 de octubre y el 1 de noviembre.


Pushilin y Deinego expresaron satisfacción en sus declaraciones porque los Cuatro de Normandía (Alemania, Francia, Rusia y Ucrania) tomaron en cuenta la iniciativa presentada recientemente por la República Popular de Lugansk de diferir las justas electorales. Esa proposición incluye como condición que Kiev cumpla todos los puntos aprobados el 12 de febrero de 2015 en la capital bielorrusa (Minsk-2).


Según un comunicado dado a conocer por los portavoces insurgentes, la Donetsk y Lugansk expresaron confianza en que Kiev apruebe antes de las justas electorales de 2016 un estatus especial al Dombás (Sureste de Ucrania) y cumpla la amnistía prometida para los rebeldes.


Igualmente, el texto advierte que el proyecto de ley sobre las elecciones en el Dombás, las enmiendas a la Constitución de Ucrania y cualquier otro documento debe ser rubricado por todos los participantes en las negociaciones de paz. Cualquier cambio no acordado constituirá “una violación burda e inadmisible” de los acuerdos de Minsk, según el texto dado a conocer.


El presidente Petro Poroshenko expresó satisfacción ante la decisión formulada por los líderes rebeldes, al considerar que “allana el camino para que Ucrania vuelva al Dombás” a través de elecciones acordes a la legislación ucraniana y conforme a los estándares europeos.


Sin embargo, de manera contrastante con la decisión de los insurgentes, el mismo 6 de octubre el Parlamento unicameral de Ucrania aprobó una ley que permite la contratación de mercenarios extranjeros por las Fuerzas Armadas de Kiev. De promulgar el mandatario esta normativa entraría en contradicción con Minsk-2, que en uno de sus puntos establece la “retirada de todas las Fuerzas extranjeras de Ucrania”.


Este antagonismo puede originar el reinicio de hostilidades entre los rebeldes y las tropas ucranianas en Dombás, situación que Washington podría utilizar como pretexto para mantener e incrementar las sanciones económicas contra Moscú.


Con esas represalias, “competencia económica desleal” como advirtió Putin en su reciente discurso ante la Asamblea General de la ONU, Washington pretende aventajar a Rusia en la competencia por el mercado internacional y debilitarla para que no cumpla el papel de contrapeso geopolítico ante Washington y la OTAN en un mundo multipolar.


Un reciente artículo publicado en el portal informativo ruso FAN.ru refiere que el disparo de los 26 misiles de crucero desde el Caspio contra los grupos terroristas en Siria fue también una advertencia a Occidente sobre el poderío militar de Moscú.


El primer lanzamiento combativo de esos proyectiles de alta precisión contra blancos ubicados a 1 mil 500 kilómetros de distancia constituye un hito que marca la consolidación del potencial naval ruso en la era postsoviética en un contexto de grandes amenazas, según la fuente.


Tales retos están signados por el despliegue de elementos del escudo antimisiles de Estados Unidos en Europa en una zona que va desde España hasta territorios colindantes con Rusia, sin que Moscú haya recibido las garantías jurídicas vinculantes solicitadas de que no están enfilados contra su territorio. Agrava el panorama la presencia permanente de miles de efectivos, blindados, medios aéreos y navales de la OTAN en países fronterizos con Rusia como las repúblicas exsoviéticas del Báltico y otras que fueron parte del desintegrado Pacto de Varsovia, situación que no existió ni en los peores tiempos de la denominada Guerra Fría.


En este contexto, la fuente explica las características de este armamento y su significación desde el Caspio para el equilibrio global de fuerzas. Kalibr-NK es un sistema lanzador vertical coheteril que permite disparar una gran diversidad de proyectiles, entre los que se incluyen el supersónico antibuque Onix 3M55, el crucero subsónico antisubmarino 91RT y el de gran alcance 3M54, empleado contra blancos terrestres. Comenta FAN.ru que esta variedad convierte a las embarcaciones artilladas con estos sistemas en unidades de combate muy flexibles en términos de empleo táctico. Dotada de estos complejos en los últimos años, la flotilla del Caspio se convirtió en una fuerza estratégica.


mensaje-rusia-600


El impacto de sus misiles puede llegar a un vasto espacio que incluye el Mediterráneo Oriental, la Península Arábiga, el Golfo Pérsico, Afganistán y Pakistán.


Las publicaciones militares señalan que el vector más potente de los Kalibr-NK es el denominado 3M14, cohete cuyas características técnicas son escasamente conocidas.


En junio de 2012, el entonces comandante de la flotilla del Caspio, el contralmirante Serguéi Alekminski, comentó que el rango máximo de un misil del sistema Kalibr contra buques de superficie son 375 kilómetros. Agregó que el alcance de los cohetes designados para ataques a blancos terrestres ronda los 2 mil 600 kilómetros si estos portan una ojiva “especial” (léase nuclear, según la terminología de los oficiales rusos).


Agrega el portal que en caso de carga convencional, la ojiva tendría un peso mayor, cercano a los 450 kilogramos y, por tanto, su rango de acción se limitaría a 1 mil 600 kilómetros.


Sobre el empleo de un arma tan poderosa contra los terroristas, FAN.ru opina que todos los objetivos que destruyeron los misiles del sistema Kalibr en Raqa, Alepo o Idlib podrían ser eliminados por el grupo aéreo ruso en Siria.


Sin embargo, la orden fue impartida a los marineros del Caspio, pese a que el cohete 3M14 fue concebido para lanzar ataques de precisión contra objetivos importantes ubicados a gran distancia, en las profundidades del territorio enemigo y cubiertos con una potente defensa antimisiles.


Tras exponer estos elementos, la publicación pregunta, ¿por qué tan impresionante ataque de 26 misiles de crucero de alta precisión contra los terroristas?


Concluye FAN.ru que con el disparo de los 26 misiles desde el Caspio, el Kremlin mostró las capacidades de sus Fuerzas Armadas para efectuar ataques masivos con proyectiles de alta precisión (margen de error de sólo 3 metros) a gran distancia de sus fronteras.


“Sería un factor geopolítico a tener en cuenta no sólo por Estados Unidos y Europa Occidental, sino también por competidores reales en Oriente Medio como Arabia Saudita, Catar y Turquía”, subraya la publicación.


Fan.ru considera que para este grupo de naciones la información que el Kremlin remarcó con un diálogo entre el ministro de Defensa y el jefe del Kremlin con sonido real en todos los canales nacionales de televisión y en la fecha del natalicio 63 de Putin, fue un disparo de advertencia.


Jorge Petinaud Martínez/Prensa Latina


[BLOQUE: INVESTIGACIÓN] [SECCIÓN: LÍNEA GLOBAL]



TEXTOS RELACIONADOS:


 


Contralínea 460 / del 26 de Octubre al 01 de Noviembre 2015


contralinea-460-m



El mensaje de Rusia desde el Mar Caspio

No hay comentarios: