martes, 25 de agosto de 2015

Rousseff, Peña y Grecia: las barbas a remojar



I. En Guatemala los ciudadanos demandan la renuncia de su presidente, por su mal gobierno político y económico. En Chile, a Bachelet, que acaba de visitar a Peña, le andan pisando los talones por la corrupción (en la que anda metido su hijo). En Brasil, de plano, ya no quieren a la señora Dilma Rousseff, por corrupción y mal gobierno económico. Y en Grecia, el partido Syriza y el primer ministro traicionaron sus compromisos electorales para ceder a las presiones de la nazi Angela Merkel y tener a los griegos entre un levantamiento revolucionario contra Syriza o el sometimiento a la austeridad económica, desempleo, empobrecimiento y carestía, es decir, inflación. En todos estos países, la democracia directa se está enfrentando por la vía de las confrontaciones directas a la democracia representativa, porque ésta ya no resuelve los problemas sociales. Los mexicanos también estamos en ese laberinto, y el peñismo debe poner sus barbas a remojar. Y es que nuestro país ya entró de lleno a la crisis económica anunciada desde hace más de 1 año.


II. Esa crisis se debe no tanto al entorno de la globalización donde el capitalismo vuelve a enfrentar una severa crisis, como porque al interior del nuestro la corrupción, la pobreza, el desempleo, la sangrienta inseguridad y la impunidad ya nos cercaron y no se ve por dónde encontrar una salida. El peñismo reúne ya los problemas de Brasil, Guatemala, Chile y Grecia. Entonces lo nuestro es gravísimo. Está en marcha un desastre con 55 millones en la pobreza, 40 millones en la informalidad sobreviviendo a muy duras penas y casi 3 millones ya de despedidos por el cierre de empresas; mientras los supermercados reetiquetan al alza los precios y no contratan personal. Y en el entorno internacional, la baja del precio del petróleo, con la devaluación del peso, bajando considerablemente el consumo. Todavía no se plantea la renuncia de Peña, con todo y que en algunas manifestaciones se escucha la petición. Mientras, la corrupción ya hizo mella y están involucrados Peña, su esposa, Videgaray y Osorio Chong.

III. A esto se suman los hechos salvajes de Tlatlaya, Apatzingán, y los 43 estudiantes de Ayotzinapa, que tienen a la nación en el miedo y a los empresarios en la paralización. El peñismo está, a su vez, sin saber qué hacer. Solamente nos ha dicho Peña que “otros están peor que nosotros”. Y que la devaluación es “buena” porque traerá turismo… ¿Dónde están?… ¿Cuándo llegaron?… ¿Cuándo se fueron?… De los 52 millones actualmente laborando, muy pronto echarán a la calle, si bien nos va, a no menos de 10 millones. Y las remesas no son suficientes para quienes las reciben. La crisis general nos tiene ya en decrecimiento, y los dos o tres por ciento de crecimiento con que nos engañan, en todo caso son menos que insuficientes. Millones de obreros y miles de jóvenes están sin empleo. Así que Peña debe poner sus barbas a remojar en Brasil, Grecia, Guatemala y Chile, pues se avecina una tormenta económica, social y política.


Álvaro Cepeda Neri*


*Periodista


 


 


Martes, 25 de Agosto 2015



Rousseff, Peña y Grecia: las barbas a remojar

No hay comentarios: