sábado, 13 de junio de 2015

Camino plagado de obstáculos hacia siglo asiático

14. junio, 2015        Opinión
 

Shyam Saran*/IPS

Nueva Delhi, India. Desde hace un tiempo resulta evidente que estamos en pleno desplazamiento histórico del centro de gravedad de la economía mundial, del área trasatlántica a lo que ahora se empieza a conocer como el Indopacífico. Éste es un centro emergente de dinamismo económico y comprende lo que antes se confinaba a la región de Asia-Pacífico, pero ahora también incluye al Asia meridional.


Esta región comprende hoy casi 40 por ciento del producto interno bruto mundial, que probablemente suba a 50 por ciento o más para 2050. Su parte en el comercio mundial actual es de 30 por ciento y va en crecimiento.

En lo que va de 2015, la región se convirtió en la mayor fuente de inversión extranjera directa, superando a la Unión Europea y a Estados Unidos. China ha sido el principal motor de esta transformación histórica, pero otras economías asiáticas también realizaron aportes importantes.

Ahora que la economía china comienza a perder velocidad, India exhibe la promesa de recuperar su trayectoria de crecimiento acelerado con un nuevo y decisivo liderazgo político. Esto le ayudará a ampliar la escala y el rumbo de este cambio. Las consecuencias geopolíticas serán profundas.

Debe reconocerse que la transformación económica de Asia, y en particular el espectacular crecimiento de China, fueron posibles gracias a un entorno económico mundial liberal, extraordinariamente prolongado, cimentado por la fe en la globalización y los mercados abiertos. También fueron posibles gracias a la arquitectura de seguridad en la región, liderada por Estados Unidos, que mantuvo bajo control, aunque no solucionó, las persistentes fallas tectónicas políticas y los conflictos regionales sobre reclamos territoriales y disputas irresueltas.

Este entorno económico y de seguridad relativamente benigno y favorable está en peligro de desmoronarse precisamente en un momento en que la situación regional es cada vez más compleja y desafiante. Paradójicamente, esto es en parte una consecuencia del propio éxito de la región al alcanzar una relativa prosperidad económica.

Somos testigos de nuevas tendencias en el Indopacífico que, a menos que se manejen con prudencia y previsión, bien podrían agriar las perspectivas de un siglo asiático. Una grave amenaza pende ahora sobre el régimen de comercio e inversión relativamente abierto y liberal y, en particular, sobre el acceso a los grandes mercados consumidores de Estados Unidos, la Unión Europea y Japón.

Ya son visibles las tendencias proteccionistas de estas economías avanzadas mientras lidian con su prolongado estancamiento económico, que es una secuela de la crisis financiera y económica mundial de 2007 y 2008.

En lugar de la consolidación y expansión de la arquitectura económica abierta e inclusiva que hasta entonces había sido el sello distintivo de la economía regional y mundial, ahora presenciamos su constante fragmentación.

En la región del Indopacífico compiten acuerdos comerciales regionales y regímenes de inversión, sin que exista claridad sobre el contorno de una arquitectura económica nueva y emergente.

Estados Unidos encabeza el Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP, por su sigla en inglés) que incluirá a algunas economías asiáticas, pero no a China o India. China respondió con la propuesta de una zona de libre comercio que abarca al conjunto de miembros del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico. Esto incluirá a China y Estados Unidos, pero no a India ni a parte de las economías de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ANSA). La Asociación Económica Integral Regional incluiría a todos los países de la ANSA más Australia, China, Corea del Sur, India, Japón y Nueva Zelanda, pero no a Estados Unidos. Y, por último, está el proceso de la Cumbre de Asia Oriental, que incluye a todos los países antes mencionados y también a Estados Unidos y Rusia.

Por lo tanto, existe el peligro de que, en lugar de una Asia incluyente y regionalmente integrada, terminemos con agrupaciones exclusivas y en competencia, que se mueven a velocidades diferentes, con distintas normas y estándares. Esto podría socavar la base misma del dinamismo económico asiático.

También en el campo de la seguridad asistimos a la relevancia cada vez mayor de tensiones entre los Estados y competitivas escaladas militares. La arquitectura de seguridad liderada por Estados Unidos sigue formalmente en pie, pero su predominio de otrora está disminuido. La brecha entre las capacidades militares de China y Estados Unidos se reduce de manera constante. A medida que la seguridad china se expanda más allá de sus costas, el cruce con la presencia existente de las fuerzas de Washington y sus aliados y socios será inevitable.

Frente a un entorno de seguridad cada vez más incierto y amenazados por las reivindicaciones territoriales cada vez más insistentes por parte de China, los países de la región, entre ellos Australia, Corea del Sur, India y el bloque de ANSA están reforzando sus propias defensas y, en particular, sus capacidades marítimas, lo cual de por sí está escalando las tensiones.

No existe aún una arquitectura de seguridad regional emergente que podría ayudar a manejar las tensiones interestatales en la región. Esto incluye a las crecientes posibilidades de confrontación entre China y Estados Unidos.

Ante la ausencia de este tipo de arquitectura de seguridad regional, basada en un amplio consenso político y un Código de Conducta mutuamente aceptable, la región podría asistir al incremento de las tensiones, e incluso de los conflictos.

Estos hechos repercutirían de forma inevitable y adversa sobre la densa red de relaciones comerciales y de inversión que vinculan a los países de la región, y erosionarían la base de su prosperidad.

En este contexto se puede mencionar la iniciativa china del Cinturón Económico de la Ruta de la Seda, que busca aplicar el excedente de capital de Pekín para construir una vasta red de conexiones de transporte y de infraestructura no sólo en todo el Indopacífico, sino también a caballo entre la masa continental euroasiática. El Banco Asiático de Inversiones para la Infraestructura, de reciente creación, bajo propuesta y dirección de China, se convertiría en un instrumento financiero clave para la iniciativa del Cinturón. Pekín también presentó recientemente un informe oficial de defensa que propone una nueva estrategia de mares abiertos y cambia el énfasis puesto en la defensa de las costas y los mares inmediatos hacia la presencia naval en expansión, lo cual coincide con la creciente incidencia mundial china y la ubicación en todo el mundo de intereses económicos controlados por ese país.

Aunque la inversión de China en la infraestructura regional puede ser bienvenida, es inevitable que venga acompañada de una dimensión de seguridad que podría incrementar la ansiedad entre los países de la región asiática y más allá.

Del análisis anterior surge que ya no es posible que una gran potencia en el Indopacífico busque unilateralmente una posición desmesurada de dominio económico o preeminencia militar del tipo que Estados Unidos gozó durante gran parte del periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial. Así como el mundo se mueve hacia la multipolaridad, lo mismo sucede con Asia. Es la sede de un conjunto de grandes potencias con importantes capacidades e intereses económicos y de seguridad.

El único medio práctico de evitar la búsqueda unilateral y potencialmente destructiva de intereses económicos y de seguridad sería la instalación de una arquitectura económica inclusiva, sustentada por una arquitectura de seguridad similarmente inclusiva que ofrezca tranquilidad mutua y oportunidades compartidas para promover la prosperidad. La fragmentación económica de la región y la búsqueda competitiva de intereses de seguridad podrían relegar al siglo asiático a un breve interludio, en lugar de una transformación milenaria. (Traducción de Álvaro Queiruga)

*Exministro de Relaciones Exteriores de India; presidente del Sistema de Investigación e Información para los Países Desarrollados e investigador en el Centro de Investigación Política.

Shyam Saran*/IPS
[OPINIÓN]


Contralínea 441 / del 15 al 21 de Junio 2015



No hay comentarios: