sábado, 9 de mayo de 2015

Pemex garantiza opacidad a operaciones en paraísos fiscales

10. mayo, 2015        Portada

En sesión extraordinaria, el Consejo de Administración de Pemex transformó a PMI Comercio Internacional de paraestatal a filial. El cambio permitió la extinción del Órgano Interno de Control, la imposibilidad legal de que la Auditoría Superior de la Federación fiscalice al llamado brazo comercial de la petrolera y la volvió sujeto no obligado a la Ley de Transparencia, por lo cual tampoco rendirá cuentas por esa vía ciudadana. En manos de PMI, todas las ventas y compras de crudo y productos petrolíferos en el extranjero, por más de 1.2 billones de pesos anuales, y la operación en paraísos fiscales de 14 empresas privadas ciento por ciento propiedad de Pemex

Diecisiete días después de entrar en funciones, el Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos (Pemex) aprobó –en una sesión extraordinaria, llevada a cabo el 19 de diciembre de 2014– un cambio estructural en la petrolera: transformar a PMI Comercio Internacional de paraestatal a empresa filial.

El cambio garantizará opacidad a la petrolera mexicana en todas las operaciones que realiza en paraísos fiscales, como Islas Caimán, Las Bahamas, Delaware, Irlanda, Suiza, Antillas Holandesas y Luxemburgo, a través de sus 14 empresas filiales no paraestatales del llamado Grupo PMI, que pese a ser ciento por ciento de su propiedad son consideradas privadas. El Grupo mantiene fuera del presupuesto público más de 150 mil millones de pesos en cuentas bancarias extranjeras, también “privadas”.

La falta de transparencia que se le ha garantizado a Pemex con esa transformación no se limita a las operaciones del Grupo PMI: se extiende ya a todas las ventas de hidrocarburos y las compras de productos petrolíferos en los mercados internacionales, que hasta antes de la caída de los precios del petróleo implicaban más de 1 billón 200 mil millones de pesos anuales. También, las adquisiciones directas de PMI en el extranjero.

De acuerdo con la página de PMI, el Grupo “es un conjunto de empresas encargadas de realizar actividades comerciales en el mercado internacional de petróleo crudo, productos petrolíferos y petroquímicos, realizando operaciones en más de 20 países. Entre sus actividades, está también el desarrollo de proyectos estratégicos, tales como la construcción de infraestructura, [y] alianzas con otros participantes de la industria”.

Se trata de operaciones que quedarán al margen de la transparencia, pues la transformación de PMI Comercio Internacional, SA de CV, de empresa de participación estatal mayoritaria a empresa filial de Petróleos Mexicanos implica la extinción del Órgano Interno de Control (OIC) en PMI, el impedimento legal para que la Auditoría Superior de la Federación fiscalice sus operaciones o parte de ellas y la exclusión de la ahora Ley General de Transparencia.

 “Transformación” sustancial

La decisión de transformar a PMI en filial fue tomada por el Consejo de Administración en su sesión extraordinaria 885, del 19 de diciembre de 2014. Con este cambio, el llamado brazo comercial de la petrolera se deshizo de las auditorías internas, de las revisiones de la Auditoría Superior de la Federación y de la obligación de rendir cuentas a los mexicanos a través de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información y Protección de Datos.

Así lo revelan dos respuestas a solicitudes de información hechas por Contralínea. En una de ellas, la identificada con el folio 0002700029115, la Secretaría de la Función Pública declara la inexistencia de la información solicitada bajo el argumento de que hizo desaparecer al Órgano Interno de Control en PMI Comercio Internacional a partir del 1 de enero de 2015. Dicha solicitud versaba sobre el expediente de corrupción de la compra-venta de gasolinas que llevó a la inhabilitación de la exdirectora de PMI Comercio Internacional, Rocío Cárdenas Zubieta, quien recientemente habría ganado el juicio entablado en su contra por ese caso.

El OIC ahora extinto estaba encargado de “prevenir, detectar y abatir los actos de corrupción y promover la transparencia y el apego a la legalidad de los servidores públicos, mediante la realización de auditorías y revisiones a los diferentes procesos de la institución, así como la atención de quejas, denuncias, peticiones ciudadanas, resolución de procedimientos administrativos de responsabilidades y de inconformidades”.

        

Según la Función Pública, los asuntos que hasta el 1 de enero de 2015 se encontraban en trámite fueron transferidos para su atención a la propia petrolera, en específico a su Unidad de Responsabilidades.

En la respuesta oficial, la Secretaría indica que “mediante el Acta Administrativa de Entrega-Recepción del Órgano Interno de Control de [sic] PMI Comercio Internacional, SA de CV, del 16 de enero de 2015, el entonces órgano fiscalizador de PMI realizó dicho acto a la Coordinación General de Órganos de Vigilancia y Control, precisando en el punto ‘XII. Transparencia y acceso a la información’, entre otras cosas, que PMI Comercio Internacional, SA de CV, mantendrá la custodia de los expedientes concluidos en el Órgano Interno de Control”.

Por ello, la Secretaría de la Función Pública “sugiere al peticionario [que] dirija su requerimiento a la Unidad de Enlace de PMI Comercio Internacional, SA de CV, sita en Avenida Marina Nacional, 329, colonia Petróleos Mexicanos, delegación Miguel Hidalgo, código postal 11311, Distrito Federal, México, para que por su conducto obtenga la información de su interés”.

Sin embargo, al “responder” a la solicitud 1860000001615 de Contralínea, PMI indica: “Hago de su conocimiento que el pasado 19 de diciembre de 2014, el Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos, de conformidad con el Acuerdo CA-149/2014 en la sesión extraordinaria 885, y con efectos a partir del 1 de enero de 2015, se autorizó la transformación de PMI Comercio Internacional, SA de CV, de una empresa de participación estatal mayoritaria a empresa filial de Petróleos Mexicanos, bajo el esquema previsto en el Título Cuarto de la Ley de Petróleos Mexicanos”.

En su respuesta, la ahora filial hace referencia al segundo párrafo del artículo 61 de la citada ley, “el cual dispone que las empresas filiales no serán entidades paraestatales y tendrán la naturaleza jurídica y se organizarán conforme al derecho privado del lugar de su constitución o creación”.

Y añade: “Por lo anterior, se infiere que actualmente PMI no es una entidad paraestatal de la administración pública federal, dejando de ser un sujeto obligado conforme al Título Primero, Capítulo I de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental [ahora Ley General]. Derivado de lo anteriormente expresado, su solicitud de información podrá ser remitida a la Unidad de Enlace de Petróleos Mexicanos para su atención”.

Por años, PMI Comercio Internacional ha sido utilizada por Pemex para triangular los multimillonarios recursos que obtiene por la venta de crudo a paraísos fiscales, además de encabezar una red de 14 empresas “privadas” propiedad de Pemex, creadas en el extranjero al margen de las leyes mexicanas, las cuales mantienen un capital “privatizado” de al menos 156 mil millones de pesos en cuentas abiertas en el extranjero.

Las filiales de Pemex

El modo de operación de Pemex como ente privado no se limita al caso PMI. A lo largo de 25 años, Pemex ha constituido una red empresarial paralela a su estructura oficial, que no rinde cuentas de su actuación porque –a pesar de involucrar recursos públicos– se considera privada no paraestatal. Se trata de, al menos, 40 sociedades anónimas creadas tanto en México como en el extranjero, incluso en conocidos paraísos fiscales como las Islas Caimán, Holanda, Irlanda, Delaware y Suiza. De las 40 empresas privadas de Pemex, 11 fueron constituidas en la actual administración, que encabeza Emilio Lozoya Austin

Nueve de esas empresas son ciento por ciento propiedad de Pemex y dos están asociadas al 50 por ciento con Mexichem y Sempra Energy, respectivamente, según los más recientes reportes entregados por la petrolera mexicana a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), al tercer trimestre de 2014; a la estadunidense Securities and Exchange Commission (SEC), a diciembre de 2014; así como la página de PMI Comercio Internacional, y documentos del Registro Mercantil de Madrid, a los que Contralínea tuvo acceso.

Aunque de las 11 compañías nueve son ciento por ciento propiedad de Pemex –lo cual implica que la petrolera invierte en ellas recursos públicos tanto para su constitución como para su operación–, éstas se crearon como privadas no paraestatales y, por tanto, escapan a la fiscalización federal.

Desde que se constituyó la primera compañía de este tipo, en 1988, Pemex tuvo el aval de la Presidencia de la República, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y la contraloría federal.

Documentos de la extinta Secretaría de Programación y Presupuesto y de la SHCP, en poder de este semanario, revelan que el propio expresidente Ernesto Zedillo autorizó a Pemex constituir empresas “privadas”.

En entrevista, Jorge Retana Yarto, maestro en finanzas y especialista en economía internacional e inteligencia para la seguridad nacional, opina que la presencia de Petróleos Mexicanos en paraísos fiscales le “ofrece un manejo discrecional de ingentes sumas de dinero, regularmente para operaciones no constitucionales”.

Para el integrante de la Red México-China de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México, esto es “inadmisible”, porque se trata de recursos públicos que deberían estar sujetos a fiscalización, en cuanto a su uso y destino, por parte de la autoridad competente: la Auditoría Superior de la Federación.

El también autor de los libros El imperio de las mafias transnacionales y Mafia transnacional y economía criminal: México en la órbita de un poder paraestatal opina que esta práctica a la que recurre la petrolera debe sancionarse severamente porque es ilegal. Pemex “no sólo sustrae los ingresos al fisco, sino al conocimiento de la sociedad”.

Las nuevas empresas

De acuerdo con los reportes que Pemex entregó a la CNBV y a la SEC, la petrolera consolidó las empresas PMI Infraestructura de Desarrollo, SA de CV (constituida el 12 de noviembre de 2013); Pro-Agroindustria, SA de CV (creada el 18 de diciembre de 2013), y PMI Azufre Industrial, SA de CV (fundada el 7 de marzo de 2014).

La lista de compañías privadas de reciente creación, sin embargo, no se limita a las consolidadas: incluye a PPQ Cadena Productiva, con residencia en Madrid, España (constituida el 29 de abril de 2013); y a MGI Enterprises, US LLC, en Estados Unidos (que data del 24 de junio de 2013).

Además, la página de la ahora filial PMI Comercio Internacional descubre que el 3 de octubre de 2014 se constituyeron otras cuatro empresas: PMI Servicios Portuarios Transoceánico, SA de CV; PMI Midstream del Centro, SA de CV; PMI Cinturón Transoceánico Gas Natural, SA de CV, y PMI Transoceánico Gas LP, SA de CV.

De los informes y datos consultados se desprende que Pemex también creó Petroquímica Mexicana de Vinilo, SA de CV, y Gasoductos del Noreste, S de RL de CV, en sociedad con Mexichen y con Sempra Energy, respectivamente.

El abogado Luis Ortiz de la Concha, responsable del área anticorrupción y prevención del fraude corporativo en la firma Ortiz de la Concha Abogados, SC, dice en entrevista que la supervisión de las operaciones de Petróleos Mexicanos en el extranjero debe ser integral: fiscalizar cómo mueven el dinero sus empresas privadas, los esquemas de deuda que contratan, además de ver que ese dinero pague impuestos en cada una de las jurisdicciones y lograr un mecanismo de verificación de operaciones realizadas por terceros.

Para el maestro en derecho tributario internacional por la Universidad de Florida es sabido que Pemex cuenta con varias empresas privadas, algunas de las cuales están en territorios de baja imposición, por lo que habría que estudiar cada caso, cada empresa y cada operación.

La red privada

A la lista de las nueve compañías de reciente creación, se agregan las otras 31 empresas constituidas con anterioridad por Pemex con esas características. La primera fue PMI Holdings, NV, establecida en las Antillas Holandesas a inicios de 1988 y que actualmente radica en Madrid, bajo la razón social de PMI Holdings Petróleos España.

Fue el 31 de marzo de 1988 cuando el entonces secretario de Programación y Presupuesto, Pedro Aspe Armella, signó el oficio 1630 que autoriza la constitución de PMI Services, BV. Éste se dirigió al ya fallecido Fernando Hiriart Balderrama, en ese tiempo titular de la extinta Secretaría de Energía, Minas e Industria Paraestatal:

 “El Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos, en sesión celebrada el 4 de febrero del presente año [1988], aprobó la constitución de una sociedad unimembre de nacionalidad holandesa que se denominará PMI Services, BV, cuyo único accionista será Petróleos Mexicanos y tendrá como objeto fundamental, aunque no exclusivo, servir de instrumento corporativo para proveer a éste de servicios relacionados con la comercialización de petróleo crudo y sus derivados”, indica el oficio obtenido a través de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información y Protección de Datos.

Ello, indica el documento oficial, “coadyuvará a que las actividades comerciales del organismo en el extranjero se desarrollen de una manera que le permita ser más competitivo con las empresas petroleras que actúan en el mercado internacional, así como a reducir el riesgo de que sus ingresos por la venta del petróleo crudo queden sujetos a impuestos locales”.

Agrega que “la estrategia para la internacionalización de Petróleos Mexicanos es congruente con el Plan Nacional de Desarrollo 1983-1988 y con lo previsto en el Programa Nacional de Energéticos 1984-1988”.

De las 40 empresas privadas que actualmente posee la petrolera, el que se conoce hasta ahora como Pemex Corporativo es propietario directo e indirecto de 24 (21 de las cuales son operadas por su filial PMI Comercio Internacional). Otras cinco son propiedad de Pemex Exploración y Producción, y las 11 restantes, de Pemex Gas y Petroquímica Básica.

A través de esas compañías privadas, la mayoría de ellas sin oficinas ni empleados, Pemex maneja más de 1.2 billones de pesos anuales, producto de la venta de crudo en los mercados internacionales, sobre todo en Estados Unidos.

Al ser tratadas oficialmente como sociedades anónimas de carácter privado, las 40 compañías no son sujetas al proceso de reestructuración que estableció la reforma energética. Además, la mayoría está fuera del control legal mexicano, por tener residencia en el extranjero, incluso en paraísos fiscales como Irlanda, Holanda, Suiza, Islas Caimán, Delaware.

Las 40 compañías tienen asignadas labores que deberían realizar directamente la petrolera y sus subsidiarias (en reestructuración), como comprar y vender energéticos en mercados internacionales, contratar deuda, desarrollar proyectos de infraestructura y contratar obras y servicios con terceros.

Otra de sus características es que carecen de personal, por lo que son servidores públicos adscritos a la petrolera quienes las operan desde la Torre Ejecutiva de Pemex, ubicada en Avenida Marina Nacional, delegación Miguel Hidalgo, en el Distrito Federal.

Objeto de las nuevas empresas

Las empresas privadas creadas por la actual administración de Pemex tienen por objeto desde la construcción de infraestructura hasta la privatización de áreas específicas que antes eran consideradas como estratégicas para el país.

Por ejemplo, PMI Infraestructura en Desarrollo fue creada por las filiales privadas PMI Norteamérica, SA de CV (99.9 por ciento de acciones) y PMI Holdings, BV (0.1 por ciento), con el objeto de ser tenedora de los proyectos de la primera de sus accionistas.

Pro-Agroindustria se constituyó por PMI Norteamérica, SA de CV (99 por ciento) y PMI Infraestructura de Desarrollo (1 por ciento) con el objeto de construir una planta solidificadora de azufre y producir urea con amoniaco.

El 7 de marzo de 2014 fue creada PMI Azufre Industrial para el “desarrollo de diversos proyectos relacionados con el azufre”.

PMI Servicios Portuarios Transoceánico, SA de CV, tiene por objeto social construir, desarrollar, administrar, operar puertos marítimos, muelles, escolleras, almacenes, tanques de gas natural y de gas licuado de petróleo o cualquier otro petrolífero o hidrocarburo, así como la construcción o desarrollo de cualquier instalación portuaria.

En el caso de PMI Midstream del Centro, SA de CV, ésta fue creada para construir ductos y/o poliductos para transportar, comercializar, vender, comprar, enajenar cualquier hidrocarburo, incluyendo los denominados limpios, así como cualquier tipo de producto petrolífero sujeto a la obtención de los permisos correspondientes.

      

PMI Cinturón Transoceánico Gas Natural, SA de CV, se dedicará a construir ductos y/o gasoductos para transportar, comercializar, vender, comprar, enajenar etano y cualquier hidrocarburo, incluyendo gas natural, así como cualquier tipo de producto petrolífero sujeto a la obtención de los permisos correspondientes, así como la prestación de servicio de transporte por medio de gasoductos.

En el caso de PMI Transoceánico Gas LP, SA de CV, ésta fue constituida para construir ductos y/o gasoductos, poliductos para transportar, comercializar, vender, comprar, enajenar gas LP y propano, cualquier hidrocarburo, incluyendo los denominados limpios, así como cualquier tipo de producto petrolífero sujeto a la obtención de los permisos correspondientes, así como la prestación de servicio de transporte por medio de gasoductos.

Según el portal de Pemex en internet, PPQ Cadena Productiva tiene por objeto social la gestión y administración de valores representativos de los fondos propios de entidades residentes y no residentes en territorio español, así como la adquisición, suscripción, tenencia, disfrute, administración y enajenación de acciones en el activo de otras sociedades.

Sin embargo, la información asentada en el Registro Mercantil de Madrid revela que el principal objetivo de la compañía es la sociedad que mantiene con Mexichem, propiedad del empresario Antonio del Valle, quien fuera dueño del banco Bital.

De acuerdo con el registro consultado, el presidente del Consejo de Administración de PPQ Cadena Productiva –Jorge Valadez Montoya, subdirector de Análisis y Proyectos de la filial PMI Comercio Internacional– tiene el “poder especial para firmar y celebrar, en nombre y representación de la sociedad, el convenio de coinversión que celebrarán de igual manera Mexichem, SAB de CV; Mexichem Derivados, SA de CV; Unión Minera del Sur, SA de CV; Pemex Petroquímica; y Petroquímica Mexicana de Vinilo, SA de CV; con el fin de obligarse y adquirir derechos, en nombre y representación de la sociedad, bajo los términos de dicho convenio, el cual tendrá como propósito la integración de la cadena de sal-cloro/sosa-etileno-monómero de cloruro de vinilo, mediante la aportación a la sociedad Petroquímica Mexicana de Vinilo, SA de CV, por parte de Pemex Petroquímica de algunas plantas industriales del complejo Pajaritos y por parte de Mexichem, SAB de CV, de la planta industrial de salmuera-cloro-sosa, para que posteriormente Mexichem y Pemex Petroquímica –este último a través de PPQ Cadena Productiva– participen en el capital social de Petroquímica Mexicana de Vinilo, SA de CV” (sic).

Nancy Flores, @nancy_contra
[Sección: Portada]

TEXTOS RELACIONADOS:


Contralínea 436 / del 11 al 17 de Mayo 2015




No hay comentarios: