sábado, 11 de abril de 2015

Peña Nieto y la quema de los Judas por el pueblo

12. abril, 2015        Conjeturas


I. Los chistes mordaces contra los gobernantes son ya una larga costumbre. Es así que los sábados que terminan con la celebración del drama de la crucifixión, invocando a un Judas que, cumpliendo una encomienda del profeta que los adeptos de la iglesia cristiana-católica asumen como el hijo de Dios, recibió 30 monedas por la traición de entregarlo a los soldados romanos para llevarlo a juicio, y cuya sanción penal, en ésa época, era la pena de muerte, clavándolos de pies y manos a una cruz. El asunto es que desde entonces a ese apóstol lo identifican con la traición. Siendo que en nuestro país se acostumbra la quema de monos de cartón, en los que se identifica a personajes repudiados por el pueblo, y sobre todo gobernantes, para quemarlos en público. Este pasado Sábado de Gloria hubo en varias poblaciones del país y en la capital del mismo la quema de los Judas, sobresaliendo la que se efectúa en Xochimilco y Tepito (aunque también en otras colonias), como narraron Fabiola Palapa y Rocío González (La Jornada, 5 de abril de 2015).

II. En los sexenios de Salinas, Zedillo, Fox y Calderón ese humor negro también se desquitó haciendo máscaras de sus caras para ridiculizar a quienes ingresaron a ser cuatro más de los presidentes del montón, ya que envilecieron el cargo y dañaron, con sus malos gobiernos depredadores (rateros), a un país cuyos ciudadanos convocados, y los más llevados con alguna carnada a “elegir” representantes, han hecho de las elecciones una farsa. Pero regresando a la fiesta de los Judas, Peña Nieto no ha escapado a ser representado como tal. Y lo han quemado al grito de: “¡Traidor vende patrias!” Presencié, junto con otros vecinos, uno de esos actos y, contagiados por el ánimo popular, también nos sumamos a los reproches. Y es que no hay muchas vías para criticar a los politiquillos; e identificar a los gobernantes como Peña con el Judas equivalente a traidor se convierte en un acto de venganza.

III. Quemaron a los Judas de los Abarca por lo de Ayotzinapa. Me informan que en otros sitios prendieron fuego a los odiados caciques de cada lugar; al desgobernador, a los policías arbitrarios. Pero lo más singular en esta ocasión fue poner una imitación de la cabeza de Peña a un monigote. Esto, pues, para prenderle fuego por alevoso, por cangrejo, por falso. Y es que los mexicanos ya saben que el peñismo resultó de mala fe. Y que está gobernando en favor de los ricos, de los inversionistas. Y para nada por los pobres. Así que retratar su imagen en un Judas para verlo arder entre gritos de odio es un desquite popular. El Judas-Peña Nieto –como los demás– lleva petardos en su interior que al final estallan, haciendo volar por los aires cientos de papeles. Y en ese momento también estalla la gritería para festejar el hecho. Así que en la quema de los Judas, estuvo el que simulaba ser Peña. Y éste, juzgado y sentenciado, se consumió envuelto en llamas e insultos al por mayor de los asistentes. Los pueblos saben cómo manifestar su odio a los malos gobernantes, como es el caso de Peña convertido en Judas.
Álvaro Cepeda Neri*
*Periodista


Domingo, 12 de Abril 2015

No hay comentarios: