martes, 7 de abril de 2015

No vamos… nos llevan al capitalismo del neoliberalismo económico

7. abril, 2015        Conjeturas
 

 Segunda parte 

I. Ese jalón del que hablábamos ayer para imponer un programa basado en el capitalismo salvaje, en mayor o menor medida lo estuvieron empujando Miguel de la Madrid, Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox y Felipe Calderón. Pero Luis Videgaray y Pedro Aspe, con un selecto grupo apoyado por sus alfiles José Nelson Murat y el Chucho Ortega (copiando los Acuerdos de la Moncloa), inventaron el Pacto por México para la transa de que los partidos lo suscribieran por el “bien de México”. Un Consejo Rector del Pacto logró que fueran 29 iniciativas de reforma constitucional y leyes secundarias las que tuvieran como fines cambios económicos, político-electorales y privatizadores, buscando lo que es ya objetivo consumado: desmantelar Petróleos Mexicanos (Pemex) y entregar los yacimientos petroleros a las voraces manos privadas; la contraexpropiación como botín del capitalismo, al que nos llevan, hasta su etapa en telecomunicaciones, perredistas, priístas y panistas. Y ya con la contrarreforma energética, el Partido Acción Nacional y el Partido Revolucionario Institucional (PRI), únicamente.

II. Es así que no vamos, pues, nos llevan al capitalismo del neoliberalismo económico. En 4 semestres peñistas se consumó el programa político-jurídico. Falta su ejecución… Y sus resultados para dentro de lo que resta del sexenio de Peña; y algunas reformas para el sexenio 2018-2024. Aquí es donde encaja Videgaray si logra permanecer en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y repetir lo que hizo López Portillo… como candidato del PRI a la sucesión, sin la seguridad de que el PRI solo o con alianza, con o sin Televisa (Fabrizio Mejia Madrid, Nación Tv, editorial Grijalbo) logre la “victoria”. Las privatizaciones de Videgaray, aprobadas por Peña, abarcaron el último reducto: Pemex y la Comisión Federal de Electricidad, a los que el capitalismo salvaje fijará precios, y según el estira y afloja de la competencia del más fuerte contra el más débil, hundirá a los mexicanos en una lucha a muerte. Es un capitalismo, si bien de corte a la Milton Friedman y sus Chicago boys, económicamente de tendencias políticas prekeynesianas para recargar en los pueblos los más bajos salarios, regatearles prestaciones mínimas y darles la ilusión de seguros de salud “populares” sin camas ni medicinas con largas filas para ser atendidos.

III. Y, mientras, los hospitales privados están atestados por quienes sacrifican sus pocos recursos para ser atendidos por los mismos médicos del seguro popular; y surten sus recetas en las farmacias de esos establecimientos con altísimos precios sin control. Es un capitalismo salvaje de antes de Carlos Marx, de Lasalle y de las medidas de Bismarck. Lo que plantea como necesarios los levantamientos de los trabajadores, campesinos, indígenas, empleados, los sin empleo, los despedidos. Ese neoliberalismo económico es devastador. Salvaje. Y es el que están implantado Videgaray y Peña con sus cómplices para someter por hambre e inseguridad (100 mil homicidios con Calderón, ya más de 20 mil con el peñismo) a la nación que, aparentemente, ha dejado pasar la contrarreforma petrolera… Aparentemente, porque hay protestas, cierres de carreteras y manifestaciones con los símbolos de Zapata, Villa y Lázaro Cárdenas.
*Periodista


Martes, 07 de Abril 2015

No hay comentarios: