martes, 14 de abril de 2015

Empresa otorga al INAH 1 mes para rescatar 2 mil entierros coloniales

15. abril, 2015       Cultura

Bajo estricto secretismo, el INAH trabajará por 4 semanas al interior del predio ubicado el Paseo de la Reforma, propiedad de la firma Living SLVK. El sitio podría albergar hasta 2 mil entierros de los siglos XVIII y XIX. Luego de que Contralínea diera a conocer que se preparaba la liberación para construir una torre de departamentos y con ello se enviarían al cascajo los restos considerados monumentos arqueológicos, un acuerdo informal entre el Instituto y la inmobiliaria habría posibilitado extender por 1 mes más el rescate. Sin embargo sólo se permitirá el ingreso de 20 alumnos de la ENAH con credencial en mano emitida ex profeso. En 1 mes, los estudiantes de antropología física y arqueología, dirigidos por un arqueólogo subcontratado, intentarán rescatar lo que podría ser una de las colecciones esqueléticas de la época de la Colonia más completa y mejor conservada de las que se guarde registro. El periodo acordado, a decir de expertos y del antropólogo físico Jorge Arturo Talavera, será insuficiente

 

 Un acuerdo informal entre el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la firma inmobiliaria Living SLVK habría permitido que, antes de iniciar con la construcción de una torre de departamentos, se continúe por únicamente 1 mes más con el Proyecto Salvamento Arqueológico Reforma 159.

 El personal adscrito a la Dirección de Salvamento Arqueológico del INAH, cuyo titular es Salvador Pulido, había trabajado en el lugar desde los últimos días de octubre de 2014 y hasta los primeros días de marzo de 2015.

Durante los 4 meses de trabajo, el INAH apenas logró explorar el 10 por ciento de los aproximadamente 1 mil 200 metros cuadrados propiedad de Living SLVK, compañía dirigida por el arquitecto Gustavo Slovik y dedicada al desarrollo y comercialización de inmuebles para vivienda en la Ciudad de México.

En ocho pozos de exploración cavados por los arqueólogos y trabajadores a contrarreloj, el Instituto recuperó 249 entierros, alrededor de 131 cráneos y un número indeterminado de restos humanos óseos y animales, cerámica, sahumadores, tepalcates y metales provenientes del antiguo Cementerio de Santa Paula, oficialmente designado Panteón General durante los años de la Colonia Española, abierto en 1786 y clausurado definitivamente el 29 de julio de 1871, ya en el periodo Independiente, por constituir un riesgo para la salud pública.

No obstante la magnitud y potencialidad del hallazgo, el Instituto, presidido por María Teresa Franco, salió del predio bajo el argumento de haber cumplido con los tiempos acordados para realizar el salvamento y obtener una muestra representativa.

De acuerdo con el convenio firmado entre el Instituto y la empresa inmobiliaria para tales motivos, el cual ha concluido formalmente, los tiempos de liberación del predio se prorrogaron y el límite estaba contemplado para los primeros días de marzo, advirtieron fuentes cercanas.

Tras la investigación de Contralínea en donde se da a conocer que el terreno podría albergar hasta 2 mil entierros humanos de los siglos XVIII y XIX, el Instituto aplazó por 4 semanas la autorización para construir la torre Living Reforma, sobre uno de los últimos relictos del entonces Cementerio de Santa Paula.


El nuevo plazo será insuficiente, a decir del antropólogo físico Jorge Arturo Talavera, adscrito a la Dirección de Antropología Física del INAH e integrante del Consejo de Arqueología del Instituto.

 “Se necesitan al menos 3 meses para hacer un rescate completo en Reforma 159”, explica a Contralínea un especialista que conoce de la investigación y que solicitó omitir su nombre para evitar represalias. De lo contrario, agrega, al ritmo que se cavó la primera vez (alrededor de 250 entierros en 4 meses) se requerirían muchas más manos, “50 estudiantes cavando diariamente”.

Contrario a ello, el Instituto y Living SLVK decidieron que únicamente 20 estudiantes podrán entrar al predio, durante 1 mes, para trabajar bajo estricto secretismo.

Las condicionantes establecidas para continuar con el rescate de una de las colecciones esqueléticas más completas y en mejor estado de conservación de la que se tenga registro van desde la firma de una carta de confidencialidad, la expedición de credenciales exprofeso, hasta la prohibición de ingresar al lugar con teléfonos celulares o cámaras fotográficas.

En entrevista, Salvador Pulido, titular de la Dirección de Salvamento Arqueológico del INAH, dice a este Contralínea que se le ha restringido la posibilidad de hablar del tema sin autorización de la Dirección de Comunicación Social, pero ante la pregunta expresa, confirma que el salvamento arqueológico se amplió por 1 mes, periodo que él considera suficiente:

—Vamos a hacer que sea suficiente –responde tajante afuera del salón donde sesiona el Consejo de Arqueología del Instituto, ubicado en el número 12 de la calle Argentina, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Para la realización de este trabajo se solicitó entrevista con María Teresa Franco, directora general del Instituto Nacional de Antropología e Historia; Salvador Pulido Méndez, titular de la Dirección de Salvamento Arqueológico del INAH, y al Consejo de Arqueología desde el 20 de febrero pasado, y aunque Fátima Soto, directora de Medios, acusó de recibido, al cierre de edición no se obtuvo respuesta.

También se solicitó la postura del arquitecto Gustavo Slovik, director de Living SLVK, quien se negó a proporcionar información.

Redacción
[Sección: Cultura]

Textos relacionados:


 Contralínea 432 / del 12 al 18 de Abril 2015


No hay comentarios: