sábado, 11 de abril de 2015

Celebraciones de Presidencia, por adjudicación directa a una sola empresa


Más de 45 millones 700 mil pesos gastó la Presidencia de la República en 13 celebraciones; casi la mitad de esa cantidad se fue en sólo dos de ellos: las conmemoraciones del Grito de Independencia. De acuerdo con contratos y datos obtenidos por Contralínea por medio de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información, una sola empresa, Actidea, ha sido la encargada de organizar los festejos. En los primeros 24 meses del sexenio,  la firma de los hermanos Eduardo y Mariano Gama Pizarro han obtenido contratos con diversas dependencias federales por, al menos, 383.5 millones de pesos


Sea cual sea la crisis –económica, política o social– por la que atraviese México, en el gobierno federal la organización de cenas, presentaciones y gritos de Independencia son un negocio.

Por 13 festejos, la empresa Actidea, SA de CV, de los hermanos Eduardo y Mariano Gama Pizarro, recibió de la Presidencia de la República 45 millones 696 mil 276.25 pesos, revelan los contratos entregados a Contralínea a través de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información y Protección de Datos (solicitud 0210000092314), así como los datos abiertos en la páginas electrónicas de Compranet y de Obligaciones de Transparencia.

Durante el último tramo del gobierno de Felipe Calderón, 13 empresas firmaron con la Secretaría de la Función Pública un “contrato marco” –del cual fue entregada una copia a Contralínea en respuesta a la solicitud de información 0002700209214– con el objetivo de ser las únicas dispuestas para la contratación por parte de las entidades federales.

Ya en la actual administración, de ese grupo de firmas sólo Actidea ha sido requerida por la Presidencia, sin licitación de por medio. Incluso con el “contrato marco” vencido, la oficina presidencial se ha amparado en él para adjudicar exclusivamente los contratos a los hermanos Gama Pizarro.

Costosos gritos de Independencia

La noche del 15 de septiembre de 2013, cientos de mexicanos afectados por los huracanes Ingrid y Manuel no conmemoraron el Grito de Independencia, tampoco cenaron ni mucho menos vistieron ropas elegantes: sólo los harapos que la tragedia no se llevó. Del 12 al 20 de septiembre, en plenas fiestas patrias, los desastres naturales derruyeron hogares y vidas en 22 estados de la República.

Mientras el terror, el hambre y la amenaza de enfermedades consumían cualquier deseo de celebrar en tres cuartas partes del país, 200 familias se disponían a desquitar cada centavo de los 17 millones 272 mil 586.63 pesos gastados en la fiesta ofrecida por el Ejecutivo en Palacio Nacional, muy lejos de la muerte y destrucción provocada por los ciclones (contrato AD-062-056-13).

Para el primer grito patriótico del actual gobierno priísta, el Palacio fue especialmente iluminado: el costo del revestimiento luminoso del recinto ascendió a 2 millones 454 mil 98 pesos.

La noche de gala transformó a la calle de Corregidora, que de día es un centro de comercio popular, en paseo de camionetas Suburban y Mercedes Benz. Choferes y guaruras. Para recibir y estacionar los autos blindados, la Presidencia pagó 373 mil 322 pesos 77 centavos.


Una vez dentro del Palacio Nacional, las hijas e hijos del presidente Enrique Peña Nieto y su esposa Angélica Rivera, además de diversos políticos, fueron recibidos por un pasillo formado por 25 “edecanes con conocimiento en protocolo” –clasificadas en el documento como “triple A”– por las que Actidea recibió 158 mil 700 pesos.

El contrato AD-062-056-13 –de cual Contralínea tiene copia– deja claro que los concurrentes estuvieron resguardados del clima –que esa misma noche devastaba ambas costas– bajo carpas de hasta 86 mil pesos: en total se gastaron 507 mil 162.4 pesos en ello; y, si eso no bastaba, del erario salieron 100 mil 740 pesos 86 centavos más para 500 impermeables y 30 paraguas.

Por 330 mil 625 pesos, 250 ayudantes vestidos con traje, camisa blanca y moño negro sirvieron las peticiones y tragos de los invitados. Los arreglos con “flores típicas mexicanas” que arroparon con su aroma a los “líderes sociales, políticos y empresariales” costaron 446 mil 924.29 pesos.

En la “noche más mexicana” es obligación comer los colores de la bandera: los comensales engulleron chiles en nogada, flautas de barbacoa y brochetas de carne con rodajas de plátano (no hay datos sobre el monto); también degustaron dulces en una mesa “con bastidor de madera de pino”, cuyo suministro costó 115 mil 289 pesos 53 centavos.


En el anexo del documento se describe el servicio dado por Actidea. Catorce hojas detallan que los asistentes descansaron en 35 tipos de sillas, sillones, bancas y bancos; de piel, bambú, “madera gourmet”, metal, tela; “vintage y chelsea”; redondos, rectangulares, cuadrados, altos, bajos; blancos, negros, rojos, “color natural”, “verde nostalgia”, verde olivo, miel, tabaco, gris oxford, chocolate. Para la renta de mesas y lugares donde sentarse, la Presidencia erogó 6 millones 292 mil 164.80 pesos.

Siete millones 327 mil 586.20 pesos –más 1 millón 99 mil 137.9 pesos de “comisión”– se necesitaron para saldar el “talento artístico” de Mariana Seoane, Raúl Araiza, Juan José Ulloa, Martha María, Aleida Núñez, Juan Gabriel, los Ángeles Azules, Banda Carnaval, Orquesta Trigarante, 3Ball MTY y América Sierra, así como para el “Show Destrampados” y el “entretenimiento con payasos, Mariachi Rock, pelotas mogigangas, sanqueros, alebriges” (sic), etcétera.

La cuarta declaración del contrato firmado entre la Presidencia y Actidea explica que “el importe correspondiente por la prestación de los servicios” fue “del 15 por ciento del costo base del servicio”. A esto se le llamó “comisión”.

Sin el impuesto al valor agregado ni la comisión extra, la fiesta del 15 de septiembre de 2013 habría costado 12 millones 766 mil 694.47 pesos; ya con los agregados, el total superó los 17 millones de pesos.

Un año después, los miembros del círculo más beneficiado del país se reunieron nuevamente para disfrutar de la celebración privada, pagada con recursos públicos. Para el segundo grito de Enrique Peña Nieto en Palacio Nacional, dado la noche del 15 de septiembre de 2014, la cifra se elevó a 18 millones 996 mil 331.17 (contrato AD-SN-036-14). Actidea fue otra vez la organizadora.

Desigualdad burocrática

Dos grupos de servidores públicos cerraron 2013 de distinta forma. Unos, trabajadores del Estado durante 4 décadas; otros, aún en los primeros meses en el cargo. Los primeros se sentaron en sillas –“acojinadas”, eso sí–, cuya renta costó 2 mil 65 pesos 50 centavos; los segundos departieron en sillones “tipo lounge”, por los que se erogaron 150 mil pesos (contratos AD-086.1-078-I-13 y AD-089-093-13).

En diciembre de 2013, la Presidencia contrató a Actidea para la organización de dos eventos que remarcan la desigualdad existente también en la burocracia mexicana: la entrega del Premio Nacional de Antigüedad en el Servicio Público y Estímulos y Recompensas, y el brindis de fin de año con el gabinete legal y ampliado.

Mientras los funcionarios con una vasta trayectoria fueron recibidos en las oficinas de Nacional Financiera (Nafin) para la entrega de los premios (una medalla conmemorativa); los empresarios, aliados y amigos del presidente que se convirtieron en secretarios o directores de algo al regreso del Partido Revolucionario Institucional (PRI) al poder, brindaron en el patio central de Palacio Nacional.

El costo del evento para los decanos del servicio público fue de 140 mil 100.19 pesos, monto menor a los desayunos del equipo de Peña Nieto (chapatas, croissants, baguetes: 165 mil pesos); por el brindis del gabinete, Actidea cobró 519 mil 958.62 pesos en total.

 

Foros de consulta

En abril de 2013, la Presidencia realizó “foros de consulta” del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 en el Estado de México y el Distrito Federal. Ambos fueron montados por la misma empresa.

La firma de los hermanos Gama Pizarro había sido etiquetada en el contrato marco, firmado en el gobierno de Calderón, como proveedora nivel 2, con ganancias por lo menos de 4 millones 70 mil pesos al año. Ya en el sexenio priísta alcanzó el rango 1, es decir con “ingresos brutos mínimos anuales por 19 millones 200 mil pesos”.

Por rentar mesas, sillas, sillones, computadoras e impresoras para el registro de los invitados y para la prensa; invitaciones, gafetes, extintores, ventiladores, templetes y sistemas audio; además de proveer de servicios de coffee break –normal y “VIP”– y 24 edecanes, Actidea recibió 2 millones 161 mil 839 pesos (contratos AD-030-029-13 y AD-032-030-13).

     

Expo Compras, con cargo del erario

Los festejos de la Presidencia no han sido los únicos actos favorables a Actidea. Cada año se realiza un evento llamado Expo Compras de Gobierno en el Centro Banamex, en el que las distintas dependencias federales acuden con un stand en el que informan a las “pequeñas y grandes empresas” sobre los productos y servicios que demandan.

Por el lugar correspondiente a la Presidencia (mobiliario, pantallas, paredes, plantas, iluminación) de 2013 y 2014, la empresa de los hermanos Gama Pizarro facturó 545 mil 192.72 pesos (contratos AD-035-031-01-13 y AD-016.1-018-I-14).

Presentaciones de “vanguardia”

Además de lo anterior, para la presentación de la Estrategia Digital Nacional a cargo del propio Peña Nieto y de Alejandra Lagunes, coordinadora del plan, el Museo Nacional de Antropología fue colmado de vinil y de carpas, lonas, mamparas, mesas cilíndricas y cúbicas; bancas (de 5 mil 465.40 pesos), sillas altas y bajas; tapetes floorgraphic, pantallas de plasma cóncavas (de 306 mil pesos), de proyección fast fold y videoproyectores de 2 mil 500 a 20 mil lúmenes.

El servicio prestado por Actidea tuvo un valor de 1 millón 301 mil 520.67 pesos (contrato AD-083-081-13).

Para la presentación de la Alianza para el Gobierno Abierto, la empresa organizadora dispuso un proscenio y un templete de prensa. Por ello cobró 132 mil 656.44 pesos (contrato AD-002-00114).

Mejor aún le fue por la organización de la Primera Conferencia Regional de Datos Abiertos, pues por ello facturó 4 millones 249 mil 146.3 pesos más.

 

 

 

El Día de la Libertad de Expresión

A pesar de que Contralínea solicitó los contratos de todos los eventos organizados por Actidea en el actual sexenio, la Presidencia de la República no entregó el AD-021-021-14, registrado tanto en el portal Obligaciones de Transparencia como en el registro actualizado de Compranet, por el que supuestamente se organizó el 12 de junio de 2014 el Evento Celebración del Día de la Libertad de Expresión en México y por el cual se habrían erogado 249 mil 859.82 pesos más. Como todos, el servicio fue adjudicado directamente a la empresa de los hermanos Gama Pizarro.

No hay registro de tal evento ni en la propia bitácora difundida por la página electrónica de la Presidencia ni en los medios de comunicación.

 “Es indispensable que el Ejecutivo federal sea el primero en realizar un esfuerzo para racionalizar el uso de los recursos públicos”, preconizó el decreto de austeridad firmado por el presidente el 7 de diciembre de 2012. Desde entonces han sido millones de pesos del erario los que se han gastado en eventos de la propia Presidencia. Montajes siempre ostentosos, nunca con licitación de por medio.

Para este trabajo se solicitaron entrevistas con René Morquecho Macotela, director general de Recursos Materiales y Servicios Generales de la Presidencia de la República, y con Mariano y Eduardo Gama Pizarro, dueños de Actidea. Hasta el cierre de esta edición, no hubo respuesta.


 


Las ganancias de Actidea en lo que va del sexenio


La administración pública federal, el gabinete de Enrique Peña Nieto en particular –más un gobierno estatal (Quintana Roo)–, ha sido una mina de la que la firma de los hermanos Eduardo y Mariano Gama Pizarro han extraído por lo menos 383 millones 530 mil 623.46 pesos en lo que va del sexenio.

De enero de 2013 a noviembre de 2014, la empresa ha firmado por lo menos 81 contratos para el montaje de actos, como las presentaciones de proyectos y promulgación de reformas estructurales; recepciones a deportistas, empresarios, funcionarios y amigos; conmemoraciones históricas, políticas, y sociales; brindis de fin de año; foros, conferencias…

Por medio de solicitudes de información directas a cada entidad –al amparo de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información y Protección de Datos– y de consultas en los portales oficiales Obligaciones de Transparencia y Compranet, Contralínea reunió los datos sobre los contratos conseguidos sin licitación por Actidea.

Dos secretarías de Estado son las que mejores ganancias arrojaron para la empresa de espectáculos: Economía y Relaciones Exteriores, con 145 millones 535 mil 297.56 pesos y 81 millones 10 mil 906.92 pesos, respectivamente. La tercera en la lista es la propia Presidencia, con 45 millones 696 mil 276.25 pesos.

Por tres eventos, el Consejo de Promoción Turística pagó 41 millones 800 mil pesos 52 centavos, mientras que la propia Secretaría, encabezada por Claudia Ruiz Massieu, entregó 3 millones 485 mil 571.23 pesos más.

La quinta dependencia que más ha gastado en los primeros 24 meses del actual gobierno es la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP); el órgano a cargo de Luis Videgaray ha erogado 18 millones 792 mil 183.68 pesos. Le sigue la Secretaría de Gobernación, cuyo titular es Miguel Ángel Osorio Chong, con 8 millones 899 mil 899.52 pesos; sin embargo, de esos casi 9 millones, 6 millones 394 mil 241.21 pesos se fueron en un solo acto: la ceremonia diurna para conmemorar el 103 aniversario del Grito de Independencia.

El siguiente en el escalafón es el gobierno de Quintana Roo, del también priísta Roberto Borge Angulo. Cinco millones 815 mil 435 pesos fueron triangulados para pagar la actuación del cantante colombiano Carlos Vives en el Festival de Cultura del Caribe de 2013.

    

El Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (Dif), cuya cabeza simbólica es Angélica Rivera, esposa de Peña Nieto, pagó a Actidea 4 millones 490 mil 393.78 pesos más por tres eventos.

La Secretaría de Salud, encabezada por Mercedes Juan López, por una conmemoración, un lanzamiento y “varios arrendamientos”, desembolsó 4 millones 415 mil 384.96 pesos.

El caso de los Estudios Churubusco Azteca, dirigidos por el director ligado a Televisa Carlos García Agraz, es notable: la Comisión Nacional del Agua inauguró la presa Macayo en 2013 y en vez de contratar directamente a Actidea para el montaje, Estudios Churubusco fue quien lo hizo. Cuatro millones 58 mil 831.67 pesos fue el monto total, incluida la producción de diversas campañas e incluso por los “insumos para el diseño y realización de levantamiento de escenografía” para varios videos.

En su edición 403, Contralínea informó sobre las recepciones de Peña Nieto a deportistas pagadas por la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, al mando de Jesús Mena. Tres millones 771 mil 300.41 pesos del erario público se han empleado en este rubro.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, órgano desconcentrado de la Secretaría de Gobernación, por el servicio de un par de sesiones del Consejo Nacional, consignó 3 millones 606 mil 407.46 pesos. Por su parte, la Secretaría de Educación Pública sólo por la promulgación de la reforma educativa gastó 2 millones 186 mil 780.12 pesos.

El Servicio de Administración Tributaria, el Instituto Nacional de las Mujeres, la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro –de la SHCP–; las secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales y de la Función Pública, y la Comisión Federal de Electricidad aportaron al pináculo empresarial de la organizadora exclusiva de los eventos presidenciales entre 1 millón 11 mil y 1 millón 512 mil pesos cada una.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes y el Instituto Mexicano del Seguro Social (por “servicios sociales y deportivos”) erogaron 979 mil 354.40 y 966 mil 325.91 pesos, respectivamente. Por último, la Sociedad Hipotecaria Nacional, el Banco Nacional de Comercio Exterior, Nacional Financiera y el Fondo de Microfinanciamiento a Mujeres Rurales se sumaron también con montos de 80 mil a 345 mil pesos por evento.

Contralínea también solicitó entrevista con cada uno de los responsables de los contratos con Actidea. Hasta el cierre editorial no se recibió respuesta favorable.


Sonorización en el Zócalo, a cargo de CIE

Para las noches de los gritos de independencia que ha dado Enrique Peña Nieto se gastaron 2 millones 129 mil 992 pesos más, correspondientes a la “sonorización” del Zócalo. La dependencia que se encargó de los contratos fue el Estado Mayor Presidencial (EMP), y la empresa contratada fue Creatividad y Espectáculos, SA de CV, subsidiaria de Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE).

En respuesta a la solicitud de información 0210000143114, el EMP abrió sus archivos y permitió a Contralínea consultar directamente los contratos EMP-ADQ-1-3P-SVS-01-2013 y EMP-SVS-1-3P-093-2014 signados con la empresa representada por Jaime Alcobe Alonso y Eduardo Mondragón Mora.

El servicio dado consistió en el sistema de audio para la sonorización de los gritos presidenciales, las campanas de Dolores y de la Catedral, de la banda de guerra, de los grupos musicales y los presentadores contratados por Actidea y hasta de la pirotecnia.

En 2013 Creatividad y Espectáculos cobró 726 mil 392 pesos. En 2014 la cifra casi se duplicó: el total para sonorizar la segunda salida al balcón de Peña fue de 1 millón 403 mil 600 pesos.


Mauricio Romero, @mauricio_contra
Sección: Portada

 Contralínea 432 / del 12 al 18 de Abril 2015



No hay comentarios: